El caño que se rompió este martes en la Mina Veladero y que derramó una cantidad que aún no se precisó de agua cianurada con plata y otros metales pesados debió ser cambiado en el derrame que sucedió el pasado septiembre. Barrick Gold intentó ocultar el “incidente” y por estas razones el gobierno de San Juan decidió suspender la actividad de la mina hasta tanto las autoridades de la Sede Central de la empresa en Toronto no se acerquen a San Juan con un plan serio de seguridad ambiental.

Este martes a las 17 hs se habría producido la rotura de un caño en el valle de lixiviación que trasladaba una solución de agua cianurada con plata y demás metales pesados, en ese momento la cámara de seguridad que debía transmitir online esa área de la mina se desconectó y desde ese momento la empresa no emitió ningún comunicado. Un comité del gobierno sanjuanino subió al día siguiente a la mina para ver el alcance de este tercer derrame en un lapso de un año y medio y este jueves el ministro de minería, Alberto Hansel en conferencia de prensa destacó que “estaban hartos” de los “incidentes” de la empresa en Veladero y que correspondía la suspensión de las actividades. Con respecto a la situación de los trabajadores, expresó que es responsabilidad de la empresa es la conservación de todos los puestos de trabajo así como también el pago de los salarios.

En esta misma conferencia de prensa, Hansel aclaró que este derrame no tuvo consecuencias ambientales. El gobernador de San Juan, en el último derrame del 16 de septiembre pasado había declarado que la empresa ya no tenía “más márgen de error” y que ante un nuevo incidente sería “implacable” En declaraciones a la prensa, en estas últimas horas, Sergio Uñac amenazó con expulsar a la empresa de la provincia si es que no llegan los más altos directivos de la firma con un completo plan ambiental.

En Jáchal, el pueblo más cercano a la mina y el más afectado por los derrames, empleados de la mina aseguran que los derrames se suceden casi a diario en Veladero y que las condiciones de seguridad no son los óptimas. Según pudo saber el diario Infobae, la rotura del caño habría derramado una enorme cantidad de solución cianurada, la empresa aseguró que en pocas horas lo había resuelto, pero se conoció que hasta el día siguiente empleados de Barrick con trajes especiales seguían trabajando en el caño.

En tanto el Ministro de Medio Ambiente Sergio Bergman, con su habitual forma de despegarse de los conflictos que competen a su área, desde Salta, declaró a la prensa: “La situación de la Barrick Gold y su explotación en San Juan es una oportunidad para explicar las incumbencias y las jurisdicciones, porque si bien es total responsabilidad de la provincia, esto no hace que la Nación no tenga preocupación ni participación”.

La Asamblea Jáchal No Se Toca, que mantiene un campamento en la plaza del pueblo y que es desde el año 2015, cuando se produjo el primer derrame, el colectivo vecinal encargado de informar acerca de la contaminación que produce la mina en la región, y que pide su cierre definitivo, emitió un comunicado expresando su disgusto ante la suspensión de las actividades de la mina:

“Cuantas suspensiones vale la salud del pueblo, la fauna y la flora?
Nos parecen medidas insuficientes para semejantes delitos, los cuales están contemplados en el CM(Código Minero) Art. 264 ins e) “Clausura temporal, la que será progresiva en los casos de reincidencia. En caso de TRES (3) infracciones graves se procederá al cierre definitivo del establecimiento.”
Entonces, estamos ante un gobierno, que no se rige según las leyes estipuladas, que va en contra del cuidado del medio ambiente”