Alimentada con efluentes porcinos, cama de pollos y silos de maíz o sorgo, esta planta volcará 1MW a la red eléctrica. A futuro, el objetivo es construir un segundo establecimiento bioeléctrico -de 2 MW- y comenzar a transformar los residuos de biogás en biofertilizante para su comercialización.

El establecimiento pertenece al grupo empresario Riccillo, que desde hace 30 años trabaja con el objetivo de producir en forma sustentable y agregar valor a cada eslabón de la cadena, se informó oficialmente.

“Es una enorme alegría ver que este proyecto hoy es una realidad, que es algo concreto. Esta idea que hoy estamos viendo acá plasmada no es ni más ni menos que la posibilidad de muchos puestos de trabajo en General Alvear, de generación de valor agregado, de cierre de un ciclo productivo”, expresó el ministro de Desarrollo Agrario bonaerense, Javier Rodríguez.

En la inauguración también estuvo presente el ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica bonaerense, Augusto Costa, quien afirmó que éste “es un nuevo emprendimiento productivo en la provincia de Buenos Aires, en General Alvear, que viene a cerrar el ciclo productivo de la producción porcina y avícola, transformando sus efluentes en energía eléctrica.”