Por Leandro Vesco / Fuente: Telam

Pequeños y medianos productores tamberos nucleados en la Federación Agraria Argentina evaluaron de manera positiva la compensación de 30 centavos por litro acordada por la conducción de la entidad con el Gobierno nacional, al tiempo que apoyaron la decisión de no sumarse al cese de comercialización dispuesto por la Sociedad Rural, Coninagro y CRA, que comenzará el miércoles.

“Sabemos que no es una solución al problema y debemos seguir trabajando para que en tres meses no tengamos que estar reclamando de nuevo, y que urge avanzar en una política lechera de largo plazo, acordada junto con la industria y el comercio, pero no hay que dejar de reconocer esta ayuda, que viene a aliviar un poco la situación de los tamberos más chicos, especialmente los que están inundados, que vieron disminuir en más del 50 por ciento su producción”, señaló a productora Marisa Boschetti, de la Filial Alicia, en Córdoba. “Las compensaciones vienen muy bien por ahora”

Respecto del cese de comercialización que comenzará el miércoles, Boschetti dijo que los productores nucleados en Federación Agraria tenemos que “seguir con nuestra agenda de reclamos, que no incluye un cese de comercialización, porque nuestros productores no están en condiciones de parar, por las grandes pérdidas que tenemos”.

En la misma línea, el productor Gustavo Tettamanti, de la filial Bigand, sostuvo que las compensaciones lecheras “son importantes, e implican un paso positivo del gobierno, que llevaba diez años de malas políticas lecheras que fueron responsables de que se perdieran más de la mitad de los tamberos, pasando de 20.000 a menos de 10.000”. “Ahora hay que seguir gestionando para que la industria se haga eco de nuestros reclamos y recomponga los precios”, agregó. Sobre la medida de fuerza dijo que “los pequeños y medianos productores hoy no tenemos nada que comercializar, ni que vender. Estamos con nuestros campos inundados, con pérdidas terribles, ocupados en otras prioridades, especialmente en Córdoba y Santa Fe, tratando de salir de esta gravísima crisis”.

Por último, Ricardo Barraco, de la filial Serrano, destacó: “Dado que estamos realizando gestiones con el gobierno y nos están brindando algunas soluciones, creo que no es momento de hacer un paro, sino de seguir pidiendo las cosas que necesitamos”. El campo, y sus divisiones vuelven a tener un protagonismo en el año que se inicia. La realidad es que desde el último trimestre del año pasado y el primero de éste una amplia zona productiva argentina se ha visto afectada por inundaciones históricas que han dejado sin capacidad de reacción a los productores, provocando enormes pérdidas. Ir al paro o tener más paciencia, esa sería entonces la cuestión que deberán resolver los dirigentes del campo.