Si bien el establecimiento educativo de Las Malvinas comenzó este año a desarrollar el tambo con unas 8 vacas para la elaboración de diversos productos, la escuela Martín Güemes lleva más de dos décadas elaborando quesos, iniciativa que surgió en la década del 90 cuando se mudaron al predio actual ubicado en la ruta 146.

En la institución de La Llave, los alumnos de sexto año producen unas 450 piezas por mes de diferentes quesos que salen al mercado. La ricota fue el primer producto que fabricaron, hace más de 20 años, luego con una receta lugareña perfeccionada por profesores y alumnos comenzaron a elaborar dulce de leche, hasta que unos meses después obtuvieron la primera pieza de queso. 

La directora de la institución, profesora Norma Cabrera, explicó al respecto: “La escuela procesa entre 140.000 y 150.000 litros de leche al año. Parte de esa producción se destina al comedor escolar y parte a la industrialización láctea”. Respecto a la preparación, señaló que “cada tipo de queso lleva diferentes cantidades de leche, varían entre 10 y 14 litros de leche por kilo, según el tipo que se desee obtener”. Además, dio a conocer las variedades de queso que se elaboran: pategrás, queso sardo, de rallar, pategrás saborizado. En lo que respecta a queso blando, yogurth y ricota, la producción se limita a lo pedido, al igual que con el dulce de leche.  Los estudiantes de sexto año son los encargados de completar el proceso: primero lo hacen por etapas, y en los últimos dos meses del año tienen que concretar todo el mecanismo. 

Los comercializan en la misma institución, “con lo obtenido se mantiene la infraestructura escolar, equipamiento y maquinarias, el comedor para los alumnos,  y la asistencia en abonos para los alumnos”, señaló Cabrera. Los precios rondan entre los 100 y 145 pesos por kilo de queso dependiendo de la variedad. 

A la escuela de Las Malvinas asisten 235 alumnos de Rama Caída, Salto de las Rosas y algunos de Ciudad. Uno de los docentes que trabaja en la institución, señaló: “Los quesos que elaboramos son de tipo pategrás, el queso de máquina, es el que trabajamos normalmente, y esporádicamente también se hace el queso de rallar”. 

Respecto a la fabricación, se preparan entre 18 o 19 quesos de 900 gramos por elaboración, son más de 160 litros de leche. “Se extrae una cierta cantidad de litros de leche, conseguimos un vinagre de alta graduación y se produce cierta cantidad de kilos”. 

También destinan una proporción para la elaboración de ricota, que producen alrededor de 350 kilos mensuales. “Aproximadamente para un kilo de ricota usamos entre 3.800 a 4.200 de leche. Sale una ricota de muy buena calidad”. 

Además, se elabora dulce de leche en envase de kilo y medio, también con el apoyo de la escuela de La Llave, pero lo hacen periódicamente y en pequeñas cantidades por el momento.  

El ciclo en que trabajan para producir leche comienza a fines de marzo y finaliza en noviembre, ya que cortan las actividades cuando termina el periodo escolar.

Estos productos los comercializan entre la misma comunidad educativa y en diferentes espacios comerciales, como por ejemplo rotiserías. “Tenemos un convenio con el quiosco de la escuela, que son los que reciben los productos y los venden al público. Por ejemplo, el kilo de queso pategrás sale 80 pesos, a veces se lo saboriza con pimiento y orégano y se vende a 85 pesos el kilo” .