Dos estudiantes argentinos inventaron un dispositivo que lee y analiza las ondas cerebrales para detectar la somnolencia en conductores y les alerta con un sonido o una vibración, y la semana próxima presentarán su desarrollo en el polo tecnológico estadounidense de Silicon Valley, donde buscarán financiamiento.

Se trata de un sistema diseñado para que los sensores estén ubicados en una vincha o gorra, pensado principalmente para choferes de colectivos de larga distancia o de camiones que manejan gran cantidad de horas por día.  

Morfeo es el nombre de este desarrollo que aún se encuentra en estado de prueba. “Será un dispositivo que mediante sensores se encargará de leer y analizar las ondas cerebrales del conductor para detectar su estado de somnolencia“, explicaron a Télam Conrado Blanco, de 23 años, y Ludmila Baliño, de 22, ambos estudiantes de Ingeniería en Sistemas de la Universidad Nacional del Centro (Unicen), quiens llevarán su proyecto a la meca de la tecnología, tras haber sido premiados en el concurso “Prendete 2017”.

En caso que el conductor empiece a mostrar señales de somnolencia, se le avisa mediante una alerta sonora y en caso de que se presente un nivel de fatiga mayor se le alerta mediante vibradores“, precisó Ludmila.

Conrado, oriundo de la localidad bonaerense de Cacharí (en el partido de Azul), y Ludmila de la ciudad de Mar del Plata, se juntaron el año pasado para elaborar en conjunto un proyecto final de la materia Sistemas de Interfaz Natural.

Había que presentar un producto innovador aplicado a la vida cotidiana. Dado que vimos un auge en las tecnologías de interfaz cerebro-computadora se nos ocurrió aplicarla a esta problemática“, precisó el joven.

El principal aspecto que tuvimos en cuenta fue garantizar la seguridad de los conductores y los pasajeros, mediante un producto innovador que sea cómodo, ergonómico y no invasivo para su privacidad“, agregó.

Con el proyecto elaborado, Conrado y Ludmila se presentaron en “Prendete 2017”, un concurso de ideas de negocio innovadoras nacido en Tandil en 2015 como un proyecto conjunto entre varios actores, como la universidad, el municipio y la cámara de empresas del polo tecnológico local.

Buscamos fomentar el desarrollo de ideas innovadoras con el objeto de que sea el punto de partida de proyectos viables, escalables y futuros generadores de empleo“, dijo a Télam Jose Marone, secretario de Extensión de la Facultad de Ciencias Exactas, coorganizadora del certamen.

Morfeo resultó uno de los proyectos ganadores de entre más de un centenar de iniciativas, lo que les valió un premio de 50.000 pesos para continuar con el desarrollo del proyecto y un extra que les puede significar el punto de partida para difundirlo a nivel mundial: un viaje a Silicon Valley, en la estadounidense California.

Con ese dinero, Ludmila y Conrado desarrollarán el prototipo de Morfeo para comenzar con las pruebas de campo, aunque también tienen muchas expectativas con su presentación el Silicon Valley.