No es sólo la letra ni es únicamente la música. Ni siquiera es la chispa que sale del cruce entre ambas. Hay algo misterioso que vuelve inolvidable a una canción, el problema es que nadie sabe qué es. A ese misterioso desafío invita la peña El Acullico. Se trata de un concurso dirigido a compositores, autores, poetas, escritores y amantes del folklore con la idea de apoyar la creación de obras que representen todas las regiones del país. El Festival incluirá, a través de una competencia en vivo, una primera etapa de presentación de las obras en rondas preliminares, y luego, la definición de los ganadores.

“Es una excelente oportunidad para darle un espacio a los artistas. Los festivales no dan tantas oportunidades a las nuevas canciones. Entonces surgió, con la familia Valenzuela, la idea de  hacer un certamen de canciones folklóricas desde el ámbito de la peña El Acullico”, cuenta Horacio Peñalva, que además de autor de poemas y canciones es el organizador de este certamen que también funcionará como un festival de música.

Para Mónica Abraham, excelsa voz de la música nacional, que será jurado del certamen “hay muchos autores tapados”. A ellos convoca este concurso. “En el interior del país hay un semillero que ni te imaginás: en Corrientes, en el Chaco, en la Rioja, en La Pampa, en Tucumán, en Mendoza, en la Patagonia. Hay una generación de autores educado en las escuelas de música popular que hay en varios lugares. Nosotros no pudimos estudiar en esas escuelas: debimos aprender en escuelas de música clásica y muchas cosas debimos aprender en las peñas, en los boliches”, compara. “Pero la formación en esas escuelas despierta a muchos autores nuevos de excelencia en el interior del país. Doy fe de eso”.

¿Por qué es importante este concurso? Respuesta fácil: porque se ofrece como un espacio para mostrar nuevas obras. “La inmediatez hace que todas las propuestas de buenas canciones no tengan lugar en los festivales de música. El seguimiento a una supuesta receta de éxito tampoco les deja lugar a las nuevas canciones. Por eso me entusiasma tanto este concurso”, dice Diego Gallo, un virtuoso de las cuerdas que acaba de editar su disco “Artesano” y es uno de los jurados de este concurso.

¿Cómo se hace una canción? Los jurados dicen que una canción tiene que ser armónica, tiene que tener una letra bien llevada de la mano por la música. “Y debe respetar la regla de cada relato, una regla que dice que cualquier relato empieza con una exposición, tiene un desarrollo y finaliza con un desenlace. Y debe trasuntar una imagen que no necesite de un diccionario para entenderla”, dice el coordinador del certamen. El poeta santafesino Diego Holzer aporta su visión: “La melodía ya encierra la palabra. Por eso hay tantos dúos famosos que han compuesto grandes obras. La música y la letra forman un matrimonio indisoluble”.

¿Qué tiene que tener una canción para ganar un concurso como este? “Las canciones que ganan los concursos son aquellas elegidas a partir de un criterio de buena construcción. Por ejemplo, “Balada para un loco” salió segunda en un concurso y nadie se acuerda de la primera. Por eso también pusimos al público de la peña como jurado. Pero son muy pocas las canciones que ganaron un concurso y queda en la gente, que es la que la canta”, explica Peñalva. “La canción tiene que llegar a la gente y tiene que ser una obra de arte, o sea, que no tenga un tiempo. No hay que olvidarse que la música es el mejor caballo para conducir a las palabras”, dice Holzer. “Una canción tiene que reflejar la realidad con belleza”, dice Mónica para citar al Nuevo Cancionero firmado en 1963.

¿Cuáles son las condiciones que debe tener la canción? “No le ponemos ningún condicionamiento a la canción. Hay que aceptar la proyección folklórica porque es algo que pasó desde “Cuchi” Leguizamón”, aclara Peñalva. “La letra de la canción no tiene que ser, necesariamente, una poesía, sino que se busca que tenga valores poéticos, que es distinto”, amplía. “Una canción debe lograr abstraer a la persona en ese ratito: la canción debe meter a quien la escucha en otro mundo. Debe crear un mundo y en ese mundo debe aportar un mensaje que, además, debe ser bello”.

La magia de la canción

Diego Gallo, un extraordinario guitarrista, es otro de los jurados de este concurso. Diego, profesor de la escuela Leopoldo Marechal, de Isidro Casanova. Dice: “La dictadura hizo que se perdiera un hilo conductor de determinados referentes y puso a otros autores en escena, con un mensaje fuerte que lo instaló como modelo a seguir en el folklore. Pero cuando vos le hacés escuchar a los chicos un poema de Armando Tejada Gómez, una canción de Chito Zeballos o una de Mónica Abraham y ves que a los chicos se les alumbra la cara, te das cuenta del valor de eso”.

La canción es el vehículo para volver masivo y popular un poema. Acá aparece la cuestión de qué poeta es popular y cuál no. “Cuando hay calidad no hay separación entre lo popular y aquello que no lo es. Por ejemplo, Leopoldo Marechal no es conocido como poeta, sino como novelista, pero es un gran poeta”, aporta Diego Holzer, uno de los tres jurados. “La de Leopoldo es una poesía de resistencia. Si se quiere una manada de ovejas la poesía no suma a eso porque ayuda a pensar”, suma Peñalva.

Hasta el 10 de agosto se pueden presentar los trabajos que, mediante sorteo, serán diagramadas para las interpretaciones en vivo en diferentes rondas. La selección de los ganadores será a partir de dos jurados. Por un lado, el que forman la cantante y compositora Mónica Abraham; el guitarrista y compositor Diego Gallo; y el poeta y escritor Diego Holzer. El otro jurado será el público.

Los dos primeros premios serán de 10.000 pesos. El segundo puesto ganará 5.000 pesos, mientras que el tercero obtendrá una plaqueta. Además, se promoverá la grabación de los temas ganadores que serán interpretados por artistas de trayectoria en la música popular nacional. ? La canción inédita (obra que no haya sido publicada, editada, grabada, incorporada a video ni premiada), podrá enviarse por correo o personalmente de lunes a domingos, de 11 a 14 y de 20 a 23, en la sede de la Peña ubicada en Av. Rivadavia 23.972 (C.P. 1718), localidad de San Antonio de Padua, partido de Merlo, provincia de Buenos Aires. El sobre debe titularse: “Primer certamen de la canción inédita de raíz folklórica”.

?Más info, bases y condiciones: www.elacullico.com.ar?

Consultas: certamenelacullico@hotmail.com