A pesar del fin de semana nublado, la renovada Tecnópolis sumó un nuevo record al alcanzar los 2,2 millones de personas en las primeras dos semanas. Ya en el primer tramo de las vacaciones de invierno podía verse cómo iba a ser el movimiento de gente: en esos primeros siete días del receso invernal tuvo un millón de visitantes en sus pasillos.

Los organizadores de la megamuestra de ciencia, arte y tecnología sorprendieron al visitante un millón y a su familia en el pórtico de la entrada que en la avenida General Paz tiene el predio de Villa Martelli, este año con el lema “Un mundo por descubrir”.

“Estamos sorprendidos, no lo podemos creer, no nos esperábamos nada de esto”, dijo a Télam Jorge González, que recién llegaba a la megaferia junto a su mujer y sus hijas de 5, 11 y 12 años. En la puerta de ingreso los esperaban Zamba y sus amigos junto con los organizadores de Tecnópolis, que les entregaron regalos, los llevaron a almorzar y los acompañaron luego por todo el recorrido. “Esta es una muy buena opción para disfrutar en familia en vacaciones, hay mucha gente que no puede pagar una entrada y esto está buenísimo y es gratis. Nosotros vinimos sobre todo a traer a las chicas, que quieren ver a Zamba y a los dinosaurios”, contó el papá. Y agregó: “Le decimos a la gente que está en su casa que se anime a venir aunque haga frío, acá uno la pasa muy lindo y hay muchas cosas culturales y educativas para los chicos”.

Cientos de personas se agolpaban para disfrutar del Acuario, los dinosaurios o el Asombroso Parque de Paka Paka, tres de las atracciones más convocantes de la feria. “Se llama pez martillo porque tiene la cabeza con forma de martillo”, explicaba Ezequiel, de seis años, a su papá Marcos, mientras salían del acuario y se sentaban en el césped para almorzar los sándwiches que habían llevado. Florencia, que visitaba la feria con su marido y dos de sus hijos, apunta: “Aunque está muy lleno visitamos la mayoría de las cosas que queríamos ver, es una buena manera de pasar el día en familia. Vamos a volver porque nos encanta. Ya habíamos venido el año pasado y la verdad que nos gusta mucho. Los chicos disfrutan los videojuegos, los dinosaurios, los espectáculos y nosotros disfrutamos con ellos”. Marcela, de San salvador de Jujuy, aprovechó para visitar Tecnópolis durante sus vacaciones en Buenos Aires: “”Es la primera vez que venimos, estamos acá de vacaciones y quisimos aprovechar”, cuenta.

Jorge y Estela Maris recorrían la megaferia junto con sus tres hijos, que ayudaban a llevar el tubo de oxígeno que su mamá necesita para respirar. “Tengo problemas en los pulmones y necesito mi oxígeno para poder moverme, pero igual nos animamos a venir para que los chicos disfruten”, contó la mamá. Ezequiel, el mayor de los varones, dijo entusiasmado: “Está todo muy bueno, me encantaron los dinosaurios y los peces, estaba `Nemo` y vi tiburones. También me tiré por un tobogán amarillo que está buenísimo, es la segunda vez que venimos y nos divertimos todo el día”, dice el nene, de 12 años.

A sólo dos semanas de su reapertura, más de dos millones de personas ya disfrutaron de las atracciones del parque: conocieron peces de todo el mundo y del Mar Argentino en el Acuario, tocaron con El Choque Urbano en la Fábrica de Sonidos y se fascinaron con las réplicas a tamaño real de los dinosaurios en Tierra de Dinos. Los visitantes se adentraron también en los orígenes en Evolución Humana, fueron a la Zona de Videojuegos, aprendieron Matemática y Física a través del juego y disfrutaron de espectáculos artísticos, entre otros cientos de atractivos. Tecnópolis, instalada en un predio de 50 hectáreas, estará abierta desde el 6 de agosto y hasta el 3 de noviembre, de miércoles a domingos, de 10 a 20, con entrada y estacionamiento gratuitos.