No se ha visto jamás una situación similar en Comodoro Rivadavia, llovieron alrededor de 270 milímetros en 36 horas provocando al menos 1000 evacuados y centenares de vecinos se hallan aislados en barrios de la ciudad cuyas calles son verdaderos ríos. El Intendente Carlos Linares, admitió que: “Habrá que refundar la ciudad”

En las próximas horas se viene una tormenta mucho más fuerte por lo cual la situación se complicará aún más” expresó el Jefe Comunal por lo que aconsejó a los vecinos a no salir de sus casas. Las clases están suspendidas, al igual que casi toda la actividad administrativa, judicial y comercial. No hay transporte público, y las familias se ayudan unas a otras, teniendo que abandonar las casas las que se hallan en zonas anegadas para refugiarse en viviendas en barrios menos afectados por el agua.

Las lluvias comenzaron a principio de esta semana y no han cesado, un verdadero río baja desde el cerro Chenque, arrasando con todo a su paso. Los barrios cercanos al cerro están aislados y no es posible ingresar con ningún vehículo. Cientos de vecinos permanecen sin poder salir de sus casas desde el martes. En esos sectores de la ciudad las calles se han convertido en cauces correntosos de ríos cuyas aguas buscan en forma desesperada la salida al mar. Un vecino que intentaba maniobrar su camioneta en medio de este escenario tuvo que ser rescatado antes de que su vehículo se hundiera en el mar.

El Jefe Comunal, notablemente afectado por el panorama de la ciudad que gobierna, fue muy sincero en sus declaraciones. “Nunca tuvimos una tormenta de las características que vamos a afrontar y después nos vamos a recuperar refundando Comodoro Rivadavia, que atraviesa esta crisis climática que nunca vi” Ante rumores que corrían por la ciudad y que aseguraban que el agua, debido a la rotura de caños había dejado de ser potable, Linares afirmó. “El agua sigue siendo potable. Quiero destacar el acompañamiento de la población y la solidaridad de sus habitantes para con sus vecinos, que trabajaron mancomunadamente para sortear los problemas”.

Por el volumen del agua caído se debió cortar la ruta 3 en el tramo sur que une Comodoro con Caleta Olivia, también como consecuencia de estas lluvias se decidió cortar todas las rutas internas de la Península Valdés. El Hospital de Comodoro sólo atiende emergencias ya que se inundó su subsuelo, minimizando su capacidad de operatividad. En las próximas horas, la situación no sería la mejor. Se esperan lluvias y la ciudad está bajo agua.