El plástico es uno de los más grandes contaminantes del mundo, símbolo del progreso, este elemento se ha convertido en uno de los residuos más difíciles de reducir, por su poco valor y su enorme versatilidad, son pocos los productos que no están acompañdos por el plastico. En muchos países del mundo hay una tendencia qu crece: usarlo como moneda de pago para obtener un servicio público.
 
En ciudades de Estados Unidos, Japón, Reino Unido, Grecia, Brasil y algunas chinas como Beijing y Shangai ya se ha implementado el sistema para reducir el impacto ambiental de los plásticos, fundamentalmente de las botellas de PET.
 
En Pekin, por ejemplo desde comienzo de este año en todas las estaciones de subte han puesto máquinas que otorgan un pasaje a cambio de introducir una botella de plástico. Las máquinas funcionan además como compactadoras. Una vez que entrta la botella inmediatamente es aplastada y reducida a un tercio de su tamaño. Al final del día se vacía y de esta manera, tanto los ciudadanos como el gobierno salen ganando, los primeros, al viajar gratis, y el segundo reduciendo un residuo urbano de modo significativo, que de otra manera sería basura y estaría en las calles.
 
Estas máquinas, en muchas partes del mundo, tienen el mismo concepto que un cajero automático, pueden verse en centro comerciales, estaciones de transporte público, escuelas o estadios. Benefician al ciudadano de dos maneras, como si fueran un monedero electrónico, es decir, al introducir la botella uno puede recibir desde un pasaje gratis, descuento en librerias o crédito para el celula; en Amsterdam por ejemplo, al depositar una moneda el usuario puede seleccionar una lista de Instituciones benéficas a quienes dar el dinero que se le asigna a la botella, en el caso de Holanda, 10 centavos de Euro.
 
De esta manera, reduciendo nuestra basura diaria ayudamos a proteger nuestro medio ambiente. Las ciudades que implementan este sistema son verdaderamente ecológicas y se comprometen responsablemente con la idea de tratar de minimizar nuestro impacto en el planeta.