ste deporte se ha desarrollado en las selvas tropicales de Costa Rica. Pero en Villa La Angostura se puede disfrutar en dos lugares que presentan vistas maravillosas de la ciudad que es abrigada por el lago Nahuel Huapí. Desde allí, se puede apreciar la naturaleza de los frondosos bosques, con sus diferentes especies autóctonas y aves.

El canopy o tirolesa consiste en transportarse entre estructuras de madera construidas en lo más alto de las copas de los árboles, unidas por cables de acero por donde el visitante puede trasladarse por medio de un arnés. Se recorren distancias de 30 a 300 metros, según los tramos, a un promedio de 23 kilómetros por hora. El circuito está realizado por personal especializado en donde las estaciones y los puntos de amarre han sido colocados teniendo en cuenta no dañar a los árboles. En el centro recreativo La Piedra, hay dos circuitos disponibles: mega canopy es el más alto y más largo con seis tramos incluidos y super canopy, que tiene cuatro tramos (los mismos cuatro últimos tramos que se hacen en el recorrido más largo).

Los responsables del circuito son los que proveen del equipo necesario: arneses, poleas, cascos y guantes. Tras una charla instructiva los visitantes están preparados para llevar a cabo el primer descenso que consta de una distancia corta de treinta metros hasta a segunda estructura. Para realizar el circuito completo se requiere dos horas en donde accederá a sectores de bosque virgen.

Tanto los instructores que suben a los chicos a las diferentes bases de donde se tiran como los que atienden, son verdaderos profesionales. El lugar ofrece además otras opciones como alquiler de cuatriciclos, rappel y escalada. Tienen también unos juegos para chicos más pequeños, para trepar, escalar sin peligro y jugar en tubos, estratégicamente dispuestos. Pero dicen que aquellos que prueban por primera vez la tirolesa, no quieren bajarse más.