Fuente: Télam / El Destape

Trabajadores del Hospital “Juan Garrahan” ralizaron un abrazo simbólico al edificio para reclamar contra “el recorte presupuestario” del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el “incumplimiento de la ley” que establece que el establecimiento debe ser sostenido en partes iguales por los gobiernos nacional y porteño.

Desde del hospital denunciaron que “en los últimos 18 meses” la institución sufrió “un recorte de de 450 millones de pesos” en los fondos que debe girarle el gobierno porteño como contrapartida de los que aporta Nación.

La ministra porteña de Salud, Graciela Reybaud, reconoció ayer la deuda y aseguró que el Ejecutivo macrista hará frente al pago de los sueldos para lo que resta del año. Pero los trabajadores de la institución criticaron que la funcionaria no indicó cuándo ni cómo hará efectivo ese compromiso.

Los trabajadores del prestigioso hospital advierten que reciben por año más de 1500 pedidos de internación de niños con cáncer, pero con el recorte, sólo puede atender a 500. “El recorte implicó que las áreas de alta complejidad no pudieran renovar su equipamiento. En el área de terapia intensiva no se han podido comprar respiradores, bombas de infusión, que es necesario ir renovando porque ya tienen varios años”, explica el jefe de área de Terapia Intensiva del Garrahan, Aldo Haimovich. Los más de 500 millones de pesos que adeuda la Ciudad desde 2009 impiden la puesta en marcha del nuevo Centro de Atención Oncológica. 

“Estamos urgidos de este espacio porque estamos en un lugar con un espacio físico muy reducido, hacinados y atendiendo a un número creciente de pacientes con cáncer”, cuenta el jefe de Hemato-Oncología, Pedro Zubizarreta. “El recorte de un presupuesto pone en riesgo la inauguración que estaba prevista para octubre”, agregó.

Los trabajadores advirtieron en reiteradas ocasiones que el pasado 27 de agosto la Legislatura aprobó una partida de sólo 44 millones de pesos, cuando a la Ciudad le corresponde girar un total de 158 millones. El Garrahan es un hospital modelo y su cuerpo de médicos y trabajadores son reconocidos por su pasión por la pediatría y el compromiso hacia su trabajo que ayuda a los más pequeños.