Se trata de una especie que se cría y reproduce únicamente en la llanura chaqueña. El personal de Gendarmería detectó a la camioneta en la jurisdicción de Monte Quemado. Iban a vender los ejemplares en el sur del país, donde se cotizan a más de 50 mil pesos cada uno.

El traficante es de nacionalidad argentina y estaba acompañado por otras tres personas. Cuando el personal de Gendarmería inspeccionó su Toyota Hilux, los cantos de los 400 loros amontonados en cajones de tomates y cubiertos lo delataron.

Se abrió una causa contra los cuatro responsables por infracción a la Ley 4.802 que protege a la fauna silvestre. La cantidad de aves transportadas eran productos de un acopio previo de los compradores de aves, quienes ingresan a la provincia para adquirir estas y otras especies en extinción en distintos puntos del chaco salteño, para abastecer al mercado interno y externo de fauna silvestre.

Los demorados no fueron efectivamente detenidos, pero se les informó sobre la causa. Los loros, que están siendo cuidados y alimentados para regresar a su hábitat natural cuando estén en condiciones, fueron entregados al personal de la Dirección de Fauna y Bosques de la provincia de Santiago del Estero.

Lamentablemente, apenas una semana atrás tuvo lugar un hecho similar: Dos hombres que transportaban un total de 216 loros habladores fueron detenidos en un operativo vial en Santiago del Estero.