Agentes de la Dirección de Inspecciones de la cartera de Ambiente nacional junto a la Policía Federal procedieron al decomiso de los animales, ya que no hallaron la documentación de legítima tenencia de los ejemplares.

En total, se decomisaron casi 60 aves de las especies reinamora (Cyanocompsa brissonii), diamante de Gould (Erythrura gouldiae), e Isabelita del Japón (Lonchura striata domestica). Los ejemplares fueron trasladados al Ecoparque de la Ciudad de Buenos Aires.

El tráfico de fauna es una de las principales causas de disminución y de extinción de especies en el mundo. Se trata del tercer comercio ilegal del mundo, después del tráfico de drogas y de armas, en cuanto a los volúmenes de dinero que mueve.

En Argentina las aves más traficadas son las aves canoras, ya que por sus agradables cantos y colores son muy buscadas por quienes desean tenerlas en jaula. La reinamora es una de las especies más traficadas, también el cardenal amarillo y el rey del bosque, entre muchas otras.