Un argentino oriundo de Mar del Plata, quien tiene un restaurante en México, decidió transformar su restaurante de la zona de la Condesa en un comedor comunitario para las personas que trabajan en la recuperación del país tras el terremoto de 7.1 grados que tuvo lugar el pasado 19 de septiembre. Además, en el lugar se reciben donaciones que luego se reparten entre las personas afectadas.

Gonzalo Monzo tiene 39 años y vive en Distrito Federal desde hace 15 años. Como bien expresó al medio 0223, México “es un gran país, con muchas oportunidades”, que le permitió establecerse, formar una familia y crear varios emprendimientos gastronómicos. Algunos de esos comercios están en las colonias de la Condesa y la Roma, que son dos de los zonas del DF más afectadas por el terremoto que causó más de 250 muertes.

“Somos 250 personas que trabajamos juntos y afortunadamente todos salieron ilesos. Los restaurantes no sufrieron ningún daño“. Sus padres, que viven el barrio de La Perla en Mar del Plata, casualmente estaban de visita en México cuando ocurrió el terremoto.

El día siguiente a la tragedia, Gonzalo y parte de su equipo de trabajo decidieron ayudar a los afectados. “En el restaurante Patagonia Parilla de Campo, que está en la Condesa, montamos un centro de acopio y también estamos funcionando como comedor comunitario para toda la gente que está trabajando. Recibimos alimentos no perecederos, agua y ropa, y luego la hacemos llegar a los lugares más complicados”, aseguró el marplatense.

“Después de la tragedia sentimos que nos tocaba ayudar y lo hicimos con total felicidad. Hay mucha gente dañada y sin casa”, señaló Gonzalo y reconoció el esfuerzo de la gente: “Fue impresionante la cantidad de cosas que trajeron. No teníamos más lugar para poner las donaciones”.

Al DF llegaron rescatistas especializados en terremotos desde distintos países del mundo. En las horas posteriores a la catástrofe hubo casi 40 réplicas del sismo que, afortunadamente, no tuvieron la misma intensidad y no generaron más daños.

“Todo el mundo acá está impactado con la casualidad de dos sismos en 32 años”, aseguró Gonzalo en referencia al terremoto del 19 de septiembre de 1985 en el que se estima que murieron alrededor de 10 mil personas.