Todas las palabras tienen música, sonoridad, ruidos. Ni hablar cuando se cruzan las consonantes con las vocales, surge una chispa, se enciende algo llamado poesía. Pero hay algo más, una segunda instancia musical. Eso hizo el grupo Elemental, un grupo que gira bajo el nombre de Compañía Performática de Instrumentos Mínimos, que diseñó un espectáculo con selección de poemas de Oliverio Girondo para explorar sus posibilidades escénicas. “La idea surgió hojeando una biblioteca ajena. Encontré un libro de Oliverio Girondo y me impactó mucho la información que tenía: la cantidad de coraje que había y el nivel de musicalidad que teía lo que leía. Sentí que tenía que hacer un trabajo sobre eso”, dice Miguel Rausch, el director de la obra y creador de la puesta en escena. “Hay que tener mucho coraje para escribir lo que escribía Girondo: sus neologismos, su desparpajo semántico. No quiere decir nada, tira, básicamente, sonemas. El quería transmitir una idea musical, más que una idea literaria. Los poemas me sugirieron la música”, agrega el hombre que había hecho algo similar con textos de J.R.R. Tolkien, William Shakespeare y Jorge Luis Borges.
Se trata de un espectáculo musical con músicos pero sin instrumentos: tocan con el cuerpo y con objetos considerados descartables: botellas, chapas, bidones. Con esos elementos, mixtura la puesta teatral con el concierto musical. “Está englobado como un todo” refuerza su creador.

Más info:
“Girondo. Poesía del Ruido.”
Del 15 de mayo al 3 de julio, todos los domingos a las 18 en ElKafka Espacio Teatral, Lambaré 866
011-4862-5439, entradas $ 40
Correo: info@elemental-5.com.ar.