Mientras el monitoreo hidrológico marcaba 430 metros cúbicos por segundo, con el pasar de las horas el número se fue incrementando hasta los 1.190 metros cúbicos, aún por debajo del caudal habitual que oscila entre 1.500/1.800 metros cúbicos.

Desde fines de marzo, la falta de lluvias y el cierre de compuertas en represas de Brasil dieron como resultado la disminución del caudal de agua de esta maravilla natural, que se convirtió en una bajante histórica, aunque el registro más bajo data de 1978, cuando se registraron solamente 120 metros cúbicos.

Mientras las Cataratas tienen normalmente un caudal de aproximadamente 1.500 metros cúbicos por segundo (Iguazú significa “agua grande” en guaraní), llegaron a marcar los 289 metros cúbicos.

Cataratas bajante caudal

Ahora, el paisaje es totalmente diferente al registrado en los últimos meses, y ya se pueden apreciar los saltos que se encontraban sin agua.

Los meteorólogos habían anticipado que el caudal del río se elevaría a fines de mayo con la llegada de las habituales lluvias, por lo que se espera que en pocos días se normalice el caudal de agua del río Iguazú.

A pesar de que Brasil se convirtió en el segundo país del mundo más afectado por la pandemia de coronavirus, el próximo 10 de junio habilitará nuevamente el ingreso de turistas a las Cataratas.