Una iguana bandeada de Fiji (Brachylophus fasciatus), categorizada como en Peligro de Extinción y que había sido rescatada del comercio ilegal de fauna silvestre y decomisada en un procedimiento realizado en nuestro país en 2012, formará parte de un proyecto de conservación ex situ en el Zoológico de San Diego, California, Estados Unidos.

El traslado del animal estuvo encabezado por Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable. Hasta el momento la iguana se encontraba en el Ecoparque de la Ciudad de Buenos Aires y para su debido traslado, del que participó el director Nacional de Biodiversidad de la cartera de Ambiente Carlos Merenson, se confeccionó una caja especial.

Una vez que llegó a destino, el ejemplar se incorporó al proyecto de conservación ex situ que llevaba adelante la mencionada institución. El procedimiento fue similar al realizado en 2017, cuando se trasladó a un Guacamayo de Lear con destino a un centro de rehabilitación y rescate de fauna en Brasil.

Esta derivación no es solo un ejemplo de trabajo de cooperación de dos países para la conservación de la fauna en peligro de extinción, sino que también constituye un mensaje de concientización para luchar contra el tráfico de animales que, según datos de la WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza) moviliza más de 180 mil millones de dólares por año y es el tercer ilícito más grande del mundo, después de las armas y las drogas.