Pese a las bajas temperaturas de la época invernal, los visitantes se movilizaron ordenadamente en las áreas habilitadas para disfrutar del contacto con los ambientes naturales, en la primera experiencia de reapertura que se realiza desde que se cerraron los parques nacionales producto de la pandemia, en marzo.

El primer paso en este sentido fue dado por el Parque Nacional Lanín, ubicado en la provincia de Neuquén, que abrió desde el viernes último parcialmente sus circuitos para los residentes en las vecinas localidades de San Martín de los Andes, Junín de los Andres y Aluminé.

En tanto, los parques nacionales Los Alerces -en Chubut- y Nahuel Huapi -en Río Negro- se sumaron al día siguiente con la apertura a los vecinos de las localidades de Esquel, Cholila y Trevelin, por un lado, y de las zonas cercanas a Villa La Angostura y Viilla Traful, respectivamente.

Según se reportó desde las respectivas Intendencias de cada área protegida, se respetaron las normas de distanciamiento y los protocolos establecidos para la circulación de visitantes, sin ningún tipo de incidentes ni contravenciones.

De acuerdo con las recomendaciones emitidas por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, el Parque Nacional Lanín queda abierto solo para caminatas y ciclismo recreativo, sin autorización para las actividades turísticas organizadas. 

Se deben respetar las medidas generales aplicadas en todos los ámbitos, como el mantenimiento del distanciamiento social de dos metros como mínimo, uso de cubre-boca, y métodos de higiene de manos y superficies.

En el Parque Nacional Los Alerces se habilitó por primera vez la pesca todo el año exclusivamente en el Lago Futalaufquen, así como el senderismo de baja y mediana dificultad, el buceo y la apertura de áreas de acampe para uso diurno, entre otras.

En tanto, según se informó desde la intendencia de este parque ubicado en la provincia de Chubut, los sanitarios se encuentran cerrados y cada visitante debe llevarse consigo los residuos generados.