Se trata de una de las posibles sanciones que podrá imponer la Justicia tucumana, según informó el Ministerio Fiscal de la Provincia.

Casi 1.000 personas fueron aprehendidas en Tucumán desde que se ordenó el aislamiento obligatorio y, una vez iniciado el sumario judicial, regresan a sus hogares a cumplir con las disposiciones nacionales a la espera de los castigos que pueden incluir multas y hasta el arresto por un período de seis meses a dos años.

A la lista de sanciones, el ministerio Fiscal agregará la obligación de realizar trabajos comunitarios por parte de los infractores, en caso que se lo considere necesario. Estos pueden ser: tareas de mantenimiento y limpieza de hospitales, así como el traslado de pacientes y cocina en comedores, entre otras actividades.

Foto: Télam