Un terreno baldío que estaba en desuso en la ciudad de Tucumán disparó la idea de un grupo de veinte vecinos: ¿por qué no hacer allí una huerta urbana que pudiera abastecerlos de verdura orgánicas?. Fue así como nació la primera Huerta Urbana y Pública de Tucumán. “Arrancamos hace dos meses a armar una huerta comunitaria y pública en la vía paralela a calle Italia, donde antes era un sitio baldío que los vecinos se propusieron transformar”, comentó Sebastián Ogayar, uno de los referentes de “Dar por Dar”, la ONG que los asesora.

Los vecinos de la calle Italia al 500 pronto vieron los beneficios de trabajar la tierra, lechuga, rúcula, papas y rabanitos fueron las primeras verduras que cosecharon y que pudieron llevar a sus casas. La Fundación Forestar, quien trabaja promoviendo la siembra de árboles les regaló plantines para sumar a la huerta.

Los vecinos trabajan en turnos todos los días para preparar la tierra y hacer el compostaje que logran de los residuos orgánicos de la siembre y cosecha de verduras y frutas. “Tenemos niños de cinco años hasta señoras que no quieren revelar su edad”, detalla con humor Ogayar. La huerta es un proceso que ha unido a los vecinos. El trabajo comunitario acerca y propone un desafío que involucra a todos: crear soberanía alimentaria, poder consumir frutas y vegetales libres de pesticidas y mejorar la alimentación en la mesa familiar.

“Recuperamos este espacio para mostrar que se puede producir alimentos en lugares de la ciudad que están desaprovechados”, agregó Ogayar. La huerta, además de proponer un cambio en la alimentación es un aprendizaje del que todos se ven favorecidos. Los vecinos tiene un enemigo: los escombros que están en la tierra. Estos son comunes en esta clase de baldíos y es el mayor trabajo que tienen para continuar con la huerta, a pesar de esto, trabajan la tierra a diario para poder tener un mayor espacio para sembrar. El proyecto debería servir para replicarlo en tantos terrenos baldíos que existen en todas las ciudades y pueblos y que pueden ser usados para sembrar semillas que produzcan alimentos sanos y a bajo costo.