Toneladas de naranjas que crecen en los espacios públicos de la capital tucumana no son aprovechadas y pueden observarse cantidades tiradas en las veredas y calles, además de las que se mantienen en los árboles a la espera de ser recogidas por los empleados municipales.

Se trata de la primera “Campaña de revalorización de la naranja agria ECOmunitaria”, impulsada por ese municipio, que también incluirá la distribución a los vecinos de recetas de dulces, comidas y bebidas que se pueden preparar con la naranja agria.

“Es un producto que está a la mano de todos pero no está valorado”, explicó Sergio Gómez, secretario de Políticas Comunitarias de la Municipalidad capitalina, quien agregó: “Tenemos recetas para hacer dulces o mermeladas, además de cocinar carnes con el jugo cuando se las exprime y vamos a repartir las recetas para fomentar su consumo”.

La tradicional mermelada de naranja, que fabrican importantes empresas dedicadas a ese tipo de alimentos, se produce con la naranja agria o de la calle, como se la conoce habitualmente, pero ahora se busca darle otra utilidad fomentando su consumo casero, sostienen las autoridades.

La Municipalidad de San Miguel de Tucumán tomó hace muchos años la iniciativa de recoger las naranjas y venderlas a la industria, pero este año buscaron una alternativa para que los vecinos se animen a utilizarlas para el consumo familiar.