El arriero Juan de Dios Sota se topó con los restos mientras llevaba el ganado a la vera del arroyo Vallimanca. Allí, en medio del barro, divisó la parte superior de un caparazón y se puso en contacto con las autoridades de la ciudad de Bolívar.

El estudio de este hallazgo será llevado adelante por científicos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

Los gliptodontes encontrados “están en posición de vida y alineados hacia el oeste”, precisó el arqueólogo Pablo Messineo, investigador del CONICET en el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Paleontólogicas del Cuaternario (INCUAPA, CONICET – UNICEN). Los cuatro animales, al parecer murieron juntos, permitirá, por primera vez, hacer un estudio detallado de ciertos aspectos no evaluados, aún como observar si había dimorfismo sexual (diferencias entre machos y hembras), así como detectar diferencias existentes entre individuos adultos y juveniles.

Este tipo de casos, en los que aparecen varios individuos juntos que murieron en las mismas circunstancias, son realmente excepcionales e indudablemente nos darán mucha información sobre estos enigmáticos animales y permitirán poner a prueba varias hipótesis que venimos manejando en los últimos años”, señala el paleontólogo Ricardo Bonini, investigador del CONICET en el INCUAPA.

“Los gliptodontes constituyeron un interesante grupo de grandes mamíferos herbívoros acorazados que vivieron durante más de 30 millones de años en Sudamérica, hasta su extinción hace aproximadamente 10.000 años atrás conjuntamente con el resto de la megafauna”, afirma el paleontólogo José Luis Prado, vice director del INCUAPA y responsable de las investigaciones.

 

Los científicos realizarán un detallado estudio tafonómico de los huesos y de los sedimentos para dilucidar como se formó el yacimiento. También se extraerán muestras de huesos para realizar una datación más precisa por el método de C14. El tratamiento de estas muestras de huesos y sedimentos se realizará en el laboratorio de análisis isotópicos (LAPREI) que tiene el INCUAPA en Olavarría. En las tareas de rescate participan becarios y técnicos del CONICET.