Convocadas por los 600 automóviles y 300 motos de entre 30 y 100 años de antigüedad en exhibición, los asistentes pudieron revivir la historia con estas joyas mecánicas que se encuentran hoy tal como eran al momento de su fabricación. Organizada por el Club de Automóviles Clásicos de la República Argentina, Autoclásica es el mayor festival de vehículos clásicos de Sudamérica.

Este año presentó demostraciones dinámicas, donde los organizadores pusieron a andar las máquinas durante los cuatro días que duró el festival. En un circuito especialmente diseñado, desfilaron vehículos de todas las épocas y hubo una perla: el giro de 15 bacquets por la pista hípica del Hipódrmo de Palermo para el desafío entre una Bugatti fabricada en 1926 y un caballo Sangre Pura de Carrera. La mayoría vio un empate entre los competidores, pero alguien dice por ahí que el caballo le ganó por una nariz de ventaja.

Hubo otras atracciones: un Voisin C28 Chancellerie 1936 fue consagrado como el mejor del festival en un concurso que premia al mejor automóvil de la muestra en virtud de su belleza, estado de preservación o conservación e historia. Entre las motos, la mejor fue una Brough Superior SS 100 1928 considerada el “Rolls Royce de las motos”.

Hubo también uun tiempo para la emoción: un homenaje a los pilotos y preparadores de la Mecánica Argentina de los años ´70, quienes al reencontrarse con los autos que corrieron hace 40 años, volvieron a hacerlos andar.

Este año, Autoclásica celebró el Centenario Maserati, la exclusiva marca italiana del tridente, con ejemplares de todas las épocas encabezadas por la 250 F de Froilán González y la 4CLT de Fangio, entre muchas otras. También festejó los 50 años de un deportivo de culto como Mustang, con más de 40 ejemplares del modelo, como nunca antes se vieron. 

Hubo 300 motos históricas en exhibición. Grandes y chicos deliraron con las demostraciones de los vehículos a vapor, la Fuerza Aérea Argentina, los vehículos militares, las embarcaciones clásicas y los entrañables colectivos, entre otras atracciones. Asimismo, el club Mercedes Benz; el club MG y el mítico Escarabajo de Volkswagen aprovecharon el encuentro para celebrar sus distintos aniversarios.

Organizada por el Club de Automóviles Clásicos de la República Argentina, Autoclásica es única en Sudamérica por la cantidad, calidad, variedad, singularidad y estado de presentación de los vehículos expuestos, cuidadosamente convocados y seleccionados para representar los mejores exponentes de cada época histórica. Como lo hace desde 2004, Autoclásica destinó la recaudación del estacionamiento a la compra de aparatología para el Hospital Materno Infantil de San Isidro “Dr. Carlos A. Gianantonio”.