Fuente: El Patagónico

Hubo gritos y llantos, hubo abuelos emocionados abrazados a sus nietos, hubo jóvenes filmando con sus camaritas y muchas familias completas que decidieron volcarse a las vías para ver pasar el tren de pasajeros por primera vez en más de 20 años. Fue el día en el que la locomotora volvió a Neuquén, atravesando el Alto Valle en un viaje inaugural cargado de imágenes para el recuerdo.

El regreso tirunfal salió a las 9.40 cuando la formación 2504 comenzó un viaje de 55 kilómetros que será recordado por años. Partió desde Stefenelli y atravesó General Roca, Allen y Cipolletti, para finalmente llegar a la capital neuquina donde alrededor de 400 personas estaban esperandolo ansiosos.

Con el correr de las horas, las redes sociales se colmaron de fotos y wwwimonios de personas compartiendo su emoción por el paso de la flamante formación construída en Córdoba que pasó más de una semana entre Buenos Aires y Olavarría, sorteando las pruebas de rigor y la burocracia que todo lo frena.

En cada localidad, algunos abuelos lloraban mientras veían el paso del tren, que comenzará su recorrido oficial el próximo 20 de julio, tal como lo volvieron a confirmar la diputada nacional Nanci Parrilli y el candidato a intendente de Neuquén, Gastón Ungar. Después de las 11 de la mañana, la formación 2504 cruzó el puente ferroviario entre Neuquén y Cipolletti. Como en todo el camino las miradas de los conductores se desviaron hacia el nuevo tren, que esta vez circuló a mayor velocidad de la anunciada para el trayecto entre ambas ciudades.

“Levanta hasta 120 kilómetros por hora, pero lo llevamos siempre a la velocidad que se puede por el estado de las vías en cada lugar”, admitió el maquinista del histórico viaje de bautismo. El hombre ahora tendrá como misión la capacitación de los nuevos maquinistas que se encargarán del trayecto local. Contó que tardaron más de lo previsto  (estaba estipulado que sea en una hora) porque no pudieron circular a más de 40 km/h. La semana próxima será el turno del arribo de La 2501, la formación con un año y medio de rodaje entre Buenos Aires y La Pampa que complementará el trabajo con el nuevo tren, que ya descansa en la capital neuquina.