Con la ayuda de una motosierra, un formón y escofina Miguel Migorena recicla elementos que encuentra en la municipalidad y los convierte en juegos infantiles. Días atrás, jardines y establecimientos educativos y sociales de la ciudad de Henderson recibieron caballos mecedores totalmente realizados con material reciclado.

Los nuevos equinos fueron creados dentro del aserradero municipal, cuya construcción fue llevada a cabo por el empleado Miguel Migorena, conocido por sus habilidades en trabajos en madera, como las figuras alegóricas de los reducidores de tránsito, que también fueron realizadas por él y que pueden verse en Henderson. Se trata de un empleado municipal que tiene el don de la solidaridad y la virtud de ver más allá de lo normal. Allí donde algunos ven basura, él halla una oportunidad para transformar esos deshechos en nuevos elementos útiles. 

Según Miguel, la entrega de estos juguetes reciclados tiene como fin mostrar en forma concreta el trabajo de reutilización de materiales y la importancia de aprovechar aquello que se tira para reducir también el impacto ambiental de residuos que se tiran en forma diaria en las ciudades.

Los caballitos fueron distribuidos en distintas instituciones, en encuentros encabezados por el Director de Ambiente y Bromatología, Sr Arturo Arrospide, quien se refirió a la importancia de transmitir e incentivar a los más pequeños en todo lo que se refiere a materia ambiental.

“Basta ver las caras de los niños para sentirse más que satisfecho por el logro de este pequeño gesto, pero parte de un gran proyecto”, comentó a la prensa local este particular empleado municipal.

Entre las destinatatarias se destacaron el Jardín 901, Jardín 902, Jardín Maternal mi Estación de Chocolate, Jardín Colegio Santa Teresita, Casa del Niño y Centro Educativo Complementario. Cabe destacar que algunas instituciones vienen trabajando en el cuidado del medio ambiente. Henderson de esta manera tiene un habitante que entiende que las cosas que se tiran pueden reutilizarse y volver a ser prácticas y útiles para la sociedad que las deshechó. Es un ejemplo a imitar. 

Algunos de los modelos de juguetes que hace Miguel: