Demente es un vino suyo que nació sin nombre. Michelini había conseguido venderle ese vino sin nombre a unos italianos que lo probaron en barrica. Los sedujo tanto que lo compraron sin nombre, sin vestir, como se dice. Los italianos eran los licenciatarios de la marca Fila en el país. Cuando Demente tuvo nombre, lo adoptaron para el lanzamiento de una remera deportiva. Matías dice que fue “una locura pensada”. Michelini acaba de lanzar al mercado, Ozono Drinks mediante, una nueva línea de Demente. Es una partida muy limitada, de 1500 botellas, de lo que se define Mundial. Su autor lo explica: “Con esta idea lo que quise es celebrar el Mundial, teniendo un vino especial para esta ocasión que se da solo cada 4 años”.

El Mundial mueve pasiones y el vino también.  ¿Por qué nació este vino? “Este vino para el Mundial es un puro Gualtallary, el más joven y nervioso de los terruños argentinos”, responde. Michelini es un caso aparte en su forma de hacer vinos. El Messi de los enólogos. “Es un estilo antihéroe. No persigo ninguna moda, ya que duran poco. Si creo que los vinos que hago muestran el carácter del terruño donde nacen sus uvas. Y que es el terruño donde yo elegí vivir y donde educar a mis hijos”.

La etiqueta es un rótulo más del estudio Saguan-Marón, “Messi manejado por la mano de Dios, la copa de FIFA, pelotas de fútbol, la mascota del mundial, los colores de nuestra camiseta. Y para finalizar el mundo de Demente haciendo equilibrio sobre un balón y un cubo del “10”, grafica. 

El vino de Michelini es de la Bodega Passionate Wine y su composición varietal es de 55% Malbec y 45% Cabernet Franc. Tuvo 12 meses en barricas de roble frances de segundo y tercer uso y cosechó 93 puntos del crítico Robert Parker. ¿Estamos ante el vino del campeón?

Demente se consigue en Ozono Drinks, La Rioja 1823, CABA.

@Ozonodrinks