Por Leandro Vesco / Fuente Telam

El deportista catalán Kilian Jornet, de 27 años, logró un record mundial de velocidad en subir y bajar el Aconcagua, la cumbre más alta de América con 6.962 metros, en 12 horas 49 minutos. De esta manera el corredor de montaña consiguió batir el tiempo de 15 horas 42 minutos logrado por el portugués Carlos Sá en enero de 2013.

La Aconcagua, que se ubica íntegramente en Mendoza, es el pico más elevado de los hemisferios sur y occidental, y el más alto del mundo de los situados fuera del asiático sistema de los Himalayas. Además, es la segunda cumbre mundial de mayor altura relativa, detrás del Everest.

La montaña fue territorio sagrado inca. A 5300 metros de altura se halló un enterratorio ritual inca en el cual se había practicado el “Capac Cocha”, consistente en el sacrificio de un niño de 7 a 8 años de edad; su cuerpo actualmente se encuentra resguardado en el laboratorio del Centro Científico Tecnológico (ex Cricyt). Junto al niño se encontraron diversos objetos hechos de oro, plata y Spondylus (una valva del océano Pacífico). Estos hallazgos confirman al monte Aconcagua como uno de los más grandes apu del Imperio inca.

Todos los años es frecuentada por más de 7000 alpinistas de todo el mundo. La primera ascensión al Aconcagua se realizó en 1897 por una expedición liderada por el británico Briton Edward Fitzgerald. La cumbre fue alcanzada por el suizo Mathias Zurbriggen el 14 de enero y por otros dos miembros de la expedición unos días después. El primer argentino en hacer cumbre fue Nicolás Plantamura, perteneciente al Ejército Argentino, el 8 de marzo de 1934; la primera mujer fue la francesa Adriana Bance, el 7 de marzo de 1940, quien ascendió acompañada por miembros del Club Andinista de Mendoza.

Con respecto al record del español, que de esta manera entra a la historia de la montaña, declaró: “Estoy realmente muy feliz por haber conseguido este reto. Ha sido muy duro, sobre todo a partir de los 6.500 metros, donde he notado el efecto de la altura. Sin embargo, estos momentos de sufrimiento son los que siempre recordamos”, indicó el escalador en un video que circuló en las redes sociales tras culminar el desafío. Según la etimología, la voz Aconcagua viene del mapudungún y significa “lugar donde hay algo”. Ese misterioso algo, es lo que buscan aquellos que se le animan al gigante de los Andes.