En menos de dos horas cayeron 150 milímetros de agua, lo que provocó desborde de arroyos y anegamiento de barrios enteros, lo que afectó a viviendas y pobladores. Al mediodía de ayer se repitió otra tormenta de similar intensidad, que complicó las tareas de asistencia a los evacuados, aunque al cierre de esta edición, la mayoría de las familias ya había podido regresar a su hogar.

Sin embargo, se esperaba para las próximas horas una fuerte tormenta, por lo que el Gobierno mantiene en alerta a todos los servicios de emergencia, coordinados por los ministros de Gobierno, Jorge Franco, de Salud, Oscar Herrera Ahuad y de Desarrollo Social, Joaquín Losada, con la asistencia de otras reparticiones del Estado.

El fenómeno meteorológico comenzó pasadas las 7 de ayer y afectó principalmente a la ciudad de Oberá, la segunda en importancia en la provincia, cuyas calles comenzaron a quedar “totalmente inundadas debido a las fuertes lluvias que cayeron hasta las 8.30”, dijo a media mañana el intendente de esa localidad, Ewaldo Rinschfleid.

“Esperamos que las lluvias comiencen a disminuir, de lo contrario vamos a tener que habilitar centros de evacuación porque hay muchas calles urbanas inundadas que filtraron aguas en numerosas viviendas debido a las pendientes de las calles”, explicó.

En tanto el Jefe de Defensa Civil del gobierno provincial, Ricardo Veselka Corrales, señaló que “el desborde de los arroyos urbanos causó los mayores problemas porque el agua se metió en las viviendas y obligó a la gente a autoevacuarse”.

Corrales confirmó que los otros municipios afectados son Leandro N. Alem, Campo Ramón, Cerro Azul, y San José, entre otros. Por su parte el intendente de Leandro N. Alem, Diego Sartori, comentó que personal municipal recorre los barrios para asistir a los damnificados” ya que “la gente cuando baja el agua quiere volver a sus casas, no quiere dejar sus pertenencias”.

El municipio puso a disposición de los damnificados camiones “para trasladar sus pertenencias y carpas para refugiarse de las lluvias que por ahora continúa pero en menor intensidad”, relató el intendente. En tanto el Subsecretario de Seguridad y Justicia del ministerio de Gobierno, Julio Letzken, confirmó que “por cuestiones de seguridad estamos habilitando centros de evacuación en al menos 5 municipios, aunque por ahora no tenemos un relevamiento sobre la cantidad de familias afectadas”.

Aunque con menor intensidad, algunas ciudades del norte, como Puerto Iguazú, también fueron afectadas por la lluvia y caída de algunos árboles que provocaron daños materiales. El temporal también afectó a la vecina provincia de Formsa, las localidades  General Mansilla y Villa Escolar sufrieron fuertes temporales de viento y granizo en las últimas horas y varias familias se vieron afectadas por voladuras de techos de sus viviendas y cortes de energía eléctrica. “Tuvimos una tormenta muy fuerte parecida a un tornado que duró unos 20 minutos y luego vino una lluvia torrencial. Cayeron 30 postes y se vieron afectadas, hasta el momento, 24 casas que sufrieron voladuras de techo”, aseguró el intendente de General Mansilla, Angel García. “No hubo heridos, ni víctimas que lamentar”, añadió.

Las copiosas precipitaciones se mantenían hoy sobre la región y los meteorólogos estiman que el mal tiempo se mantendrá al menos hasta el viernes. Durante el fin de semana habrá una corta tregua y las lluvias retornarán con intensidad la próxima semana.

 Para aquellas personas que quieren colaborar o consultar por la situación pueden llamar a la Casa de Misiones en Buenos Aires:

Teléfono: 011 4317-3737