El hombre advirtió los restos que, a simple vista, parecían óseos, y lo comunicó a la Dirección de Patrimonio de San Juan, organismo que depende del Ministerio de Turismo y Cultura. Personal de esa dirección junto a especialistas de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) realizaron el rescate de los restos.

Según precisó la cartera de turismo y cultura, “más allá de próximas determinaciones, se trataría de restos de antigua data en una tumba de un solo cuerpo” y las características de los restos hallados indican que “sería una mujer de principios del Período Tardío”.

Concluido el proceso de extracción del descubrimiento, las piezas fueron trasladadas al Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo Mariano Gambier, de la UNSJ, para su acondicionamiento y estudio.