Con el objetivo de transportar al obrero mientras levanta la producción, el primer equipo de ayuda al cosechador es una realidad en Mendoza y tiene como autor a Sergio Garbi. 

El equipo agrario de cosecha (modelo de unidad-sistema y máquinas patentadas) consiste en un sistema integrado entre un grupo de cinco personas que realizan el trabajo de selección y de cosecha manual, automatizando su traslación de forma eficiente y confortable y el de la fruta al bins o cajas simultáneamente.

“El dispositivo fue probado y evaluado por expertos en agricultura y se demostró que en una jornada promedio de ocho horas de trabajo se obtiene un rendimiento promedio de cosecha de una a una y media o dos hectáreas”, explicó Garbi.

La iniciativa se transformó en una realidad gracias a la firma Instalar DG, una empresa mendocina dedicada a la fabricación de maquinaria agrícola con una importante inserción en el mercado local. La invención tiene dos modelos: uno pensado para el sistema de plantación tipo espaldera y también la tipo panal. Además tiene la posibilidad de colocar iluminación para trabajar las 24 horas, se puede anexar un techo para la protección solar, entre otros accesorios.

La idea no es sustituir el trabajo del cosechador, si no todo lo contrario: brindarle una herramienta para optimizar el tiempo y confort al trabajador de la viña. La patente del invento está en trámite y ya cuenta con el aval del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, por lo que apuestan a que empiece a difundirse entre las fincas de la región y en un futuro no muy lejano en las bodegas del mundo.