Un joven emprendor jujeño diseñó una impresora 3D en La Quiaca con las que fabrica, entre otros productos, el popular juguete anti estrés que hace furor en el mundo, spinners.

Se trata de Emmanuel Inca, de 23 años, un estudiante de ingeniería electrónica y técnico electricista de la localidad fronteriza de La Quiaca, en Jujuy, quien creó su propia impresora 3D, con la que logró fabricar juguetes, piezas con movimiento y mecánicas, además de spinners.

El joven produce un total de diez spinners por día, los cuales son distribuidos en localidades de la provincia de Jujuy y Salta. Además, Inca capacita a otros jóvenes quiaqueños para que ellos mismos fabriquen sus impresoras 3D, y los ayuda en el diseño de diferentes objetos.

“En un primer momento, creamos piezas sólidas como adornos y juguetes, y luego comenzamos a fabricar los spinner. Además incursionamos con la elaboración de elementos con movimientos y proyectamos la fabricación de piezas mecánicas y de prótesis”, enfatizó.

El Spinner es un juguete compuesto por tres brazos y tres ruedas interiores unidos a un eje que gira. Lo novedoso de estos spinners es que sus materiales son ecológicos, ya que son biodegradables. El material es un filamento plástico que se produce en nuestro país, hecho a base de caña de azúcar.

Emmanuel indicó que en el momento de su creación, el spinner tenía un alto costo para los ciudadanos que padecen de un alto estrés o niños autistas. Pero ahora el juguete es accesible para todos los que quieran adquirirlo.

Cabe aclarar que la fábrica-taller está emplazada en la localidad de La Quiaca, donde se crean diez spinners por día que luego son distribuidos en las localidades de San Salvador de Jujuy, Libertador San Martín, Tilcara y Humahuaca y se extiende a las ciudades salteñas como Güemes, Orán y la capital.