El Gobierno de Jujuy inauguró el quinto de sus pueblos solares, que cuentan con sus propias centrales autónomas fotovoltaicas, de generación mediante energía solar, con sistema de acumulación de energía en baterías de ion-litio.

El sistema posibilitará mejorar la calidad de vida de la comunidad y, en especial, la educación que se brinda en una escuela primaria albergue que funciona en el lugar, donde, a más de 3.700 metros de altura, las temperaturas bajas suelen alcanzar los 9 grados bajo cero, según resaltaron sus pobladores.

El gobernador Gerardo Morales, junto a autoridades de la comunidad, de la provincia y de la empresa distribuidora de energía eléctrica, Ejesa, llevaron a cabo la ceremonia inaugural. “La energía genera mejorar la calidad de vida, las condiciones en la escuela, del puesto de salud; pero también la posibilidad de que la comunidad se organice y aparezcan emprendimientos que le permitan crecer, valoró Morales sobre la transformación de Lipán en pueblo solar y al destacar el “desarrollo visible” en las otras jurisdicciones ya convertidas.

Morales recordó que la política de diversificación energética que se lleva adelante tiene que ver con un concepto de “Jujuy provincia verde, que es para cuidar el planeta”.