La contaminación del Lago San Roque no es novedad. Y cada año, sobre todo durante el verano, afloran las “cianobacterias” que son producidas por las algas de la materia fecal que se desagota en ese espejo de agua.

Este año fue el video de un pescador el que llamó la atención de la comunidad sobre el estado del lago. Publicado y compartido cientos de veces en redes sociales, el video muestra de cerca la consistencia del agua y la compara con la “sopita de la abuela”.

Los especialistas sostienen que el principal factor de polución es la materia fecal que arrojan los hoteles y locales gastronómicos a lo largo de la orilla del dique y en la cuenca. “Los distintos municipios que integran la cuenca del lago San Roque, arrojan en forma clandestina materia fecal sin tratamiento, que provoca el crecimiento de las algas, y éstas tienen cianobacterias, muchas son muy peligrosas para la salud“, dijo Carlos Matheu, presidente de la Fundación LUCADESA (Lucha contra la Contaminación Ambiental en Defensa de la Salud) en declaraciones a medios locales.

Por su parte, la doctora Valeria Ame, de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), fue la autora del último estudio que se realizó hace tres años sobre el estado del agua del San Roque. La doctora concluyó, en ese entonces, que el nivel de cianobacterias es hasta seis veces mayor al recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las cianobacterias tienen efectos indeseados en nuestra salud. Pueden producir dermatitis, conjuntivitis, vómitos, diarreas, dolor de cabeza, fiebre y disminución del apetito.