Por Matilde Moyano

Un emblemático puente ferroviario de Gobernador Mansilla, provincia de Entre Ríos, fue la inspiración del nombre de una cerveza artesanal que no deja de ser elegida por los jurados: Die Eisenbrücke (‘puente de hierro’ en alemán).

Premiada con medalla de oro (2013) y de plata (2012) en el certamen sudamericano South Beer Cup a través de catas ciegas, la Imperial Stout de esta marca continúa ganando adeptos. Se trata de una cerveza negra, fuerte, bien intensa, con una graduación de entre 10 y 11 grados de alcohol, que ganó este año la ‘Experiencia del Sabor’ en la feria gastronómica Caminos y Sabores.

Caminos y sabores la verdad fue un despegue que nos dio mucha ayuda con la difusión de la marca y del producto, y poder valorar algo que uno hace con mucho esfuerzo y pasión. Así que nos dieron un empuje muy grande para poder progresar y crecer. Ahora mismo estamos haciendo una ampliación de lo que es la parte de cocción, para crecer un poco más en volumen. La demanda fue creciendo y necesitamos producir un poco más.”, expresó Hernán Klos en diálogo con El Federal, quien comparte este emprendimiento con Hugo Klos, su padre, quien ayuda con el envasado y también en las cocciones de algunas variedades.

El proyecto comenzó allá por el 2004, con mucho menos volumen de cerveza, destinada para consumo familiar o para algunas fiestas, como cumpleaños. En 2007 ampliaron un poco el equipo y lanzaron la comercialización de la botella con dos estilos. Después surgieron eventos, como fiestas tradicionales, a donde se animaron a llevar el barril, con una respuesta muy buena que los impulsó a producir mayor cantidad. Así llegaron a ubicar sus botellas en algunos bares exclusivos de cerveza artesanal en Buenos Aires. Actualmente cuentan con los estilos kölsch, weizen, dubbel, belgian strong e imperial stout.

¿Cuál es el secreto de la Imperial Stout? “Hay una tabla que establece las mediciones para cada estilo. Rangos de color, de amargor, de graduación alcohólica, etc. Cuanto más te acercás a ese balance y a lo que es más correcto para el estilo, se puntúa en base a eso”, nos explicó Hernán y consideró que “es una cerveza que tiene su personalidad, hay algunas parecidas, pero no hay muchas imperiales stout de esas características.”

Hernán asegura que si bien con el tiempo realizaron alguna mejora a la receta, “no la tocamos demasiado. Tiene mucho que ver el agua que tenemos en el pueblo, que para mí es uno de los beneficios para ese estilo en particular, porque ayuda mucho a resaltar los sabores de las maltas oscuras. Por la dureza que tiene, por el tipo de agua de pozo, que tiene muchos minerales, lo cual le aporta el sabor, y resalta el sabor de las maltas oscuras.

¿Dónde podemos encontrarla? Además de Entre Ríos, actualmente Die Eisenbrücke se distribuye en Córdoba y Puerto Madryn. En Buenos Aires puede conseguirse en algunos bares de Palermo (Espuma de los días, y Bodega de cerveza) y del centro de la Ciudad (Baris).