El pueblo se está mueriendo de sed, nacido a orillas del arroyo Covunco, hoy apenas corre un hilo de agua que no alcanza para abastecer a sus pobladores. El pueblo sufre una profunda crisis hídrica que sumado a las promesas incumplidas de obras jamás realizadas, tienen en vilo a toda la población que tiene que hacer magia para poder tener algunos litros de agua para poder vivir. 

Mariano Moreno es una localidad turística ubicada al centro del Departamento de Zapala, en la Provincia de Neuquén. Su población se encuentra emplazada en la parte media del Arroyo Covunco. Está a 20 kilómetros de Zapala. Tiene 2000 habitantes. 

Los barrios altos, como el Islas Malvinas I y II, son los sectores más afectados, pero en los últimos meses no hubo casa particular donde no se sintiera con mayor o menor intensidad la falta de agua. Aquel arroyo que era un vergel que bañaba a todo el valle, hoy parece una vertiente que se está por secar. Los vecinos se ilusionan con un acueducto, pero saben que es una quimera. El drama ya comienzo a cambiar el estilo de vida de los vecinos. 

Mientras tanto, el municipio a través de la Secretaría de Acción Social lleva adelante un trabajo paliativo de distribución de agua potable a través de camiones cisternas que recorren los lugares más alejados como los parajes La Americana y Los Hornos, y domicilios de vecinos ubicados en los nuevos barrios de la localidad como Nuevo Loteo, Islas Malvinas, Ensanche Fiscal y Nueva Esperanza entre otros.

“Hemos tenido problemas técnicos con el sistema de impulsión al nuevo tanque de almacenamiento y a esto se suma un colapso en la capacidad de bombeo que se produce por el alto consumo que se registra sobre todo en época estival”, explicó Daniel Ayala, secretario de la Cooperativa de Agua.

El tema es de tal gravedad que esta semana los vecinos del barrio Islas Malvinas II se presentaron en el Concejo Deliberante para pedir auxilio. Se trata de un emplazamiento relativamente nuevo donde no cuentan con el servicio de agua y energía eléctrica.

La construcción del acueducto La Americana podría ser una solución viable pero, además de la inversión, hay que resolver previamente la situación de las tierras donde se emplazaría la obra ya que le pertenecen al Ejército. “En una reunión mantenida con el Jefe militar nos dijo que la autorización para la utilización de las tierras ya estaba por eso no veo el inconveniente para que la obra se pueda concretar de una vez por todas”, sostuvo la concejal María Eugenia Rodríguez.

Además planteó sus dudas con respecto a la calidad del agua que consumen los marianenses al indicar que “en una visita que hicimos a la planta de bombeo de la Cooperativa nos enteramos que los filtros no andan”.

El proyecto del acueducto plantea aprovechar las aguas de una serie de vertientes ubicadas en un punto de captación en una chacra del Ejército en el paraje La Americana, y luego de unas pequeñas obras de infraestructura conducirlas 7,5 km hasta Mariano Moreno.

Entre las obras se prevé la construcción de cámaras colectoras, cámaras de carga y desarrollar una especie de dique donde confluyan todas las vertientes y a partir de ese punto proceder a su transporte por una cañería por decantación. Además está contemplado aprovechar la construcción del nuevo tanque cisterna de reserva de 200 m³, concretado en cercanías del antiguo tanque.

La burocracia estatal y la falta de planificación hacen que 2000 habitantes estén sin agua. Pero también hay que lidiar con la incompetencia de los que deberían hacerse cargo del suministro de agua. La cooperativa encargada de realizar este trabajo instaló un nuevo sistema de filtrado de agua pero todavía no puede usarse porque no se construyó una pileta de decantación.  

“Cuando tengamos esta pileta lista podremos filtrar 120.000 litros por agua”, aseguran desde la Cooperativa. Habría que ver si para ese entonces los habitantes de Mariano Moreno estarían viviendo en el pueblo.