En la década del 90, Hyundai empezó a pisar fuerte con autos accesibles, confiables y baratos de mantener. Por ese entonces, sus productos tuvieron una fuerte aceptación por el boca en boca, a la vez que ganaban imagen con sus camionetas 4×4, que derivaban de antiguas plataformas de Mitsubishi. Luego se fueron independizando en el desarrollo de sus diseños y motores, mientras ganaban cada vez más mercado en los Estados Unidos.
Hoy ya es considerada una de las automotrices con más ambiciones a nivel global, y respaldo no le falta, ya que el crecimiento en términos de calidad y tecnología los puso a la par de la industria japonesa. Este año, Hyundai puso el acento en el segmento deportivo , que, más allá de contar con una importante carga emocional, es en donde las prestaciones y la calidad juegan un papel preponderante. Con la nueva coupé Genesis que acaba de recibir un rediseño junto con un importante incremento de potencia en su motor la firma coreana vuelve a demostrar que sus productos son cada vez más competitivos.
 
Imagen con carácter. La Genesis conserva su largo de 4,63 metros, con nada menos que 2,82 m de distancia entre ejes. Se destacan las llantas de 18 pulgadas, con flamante diseño. Visto de frente cuenta con varias modificaciones. Adelante la trompa renovó sus ópticas, ahora más grandes; el capot, incorporó dos prominentes entradas de aire; y la parrilla tiene ahora una boca enorme con los antinieblas en ambos extremos.
En cuanto al sector posterior cuenta apenas con unos retoques en los faros y no mucho más. Para el interior, los cambios también son importantes: la consola central presenta un replanteo trascendental, con comandos que fueron reubicados y que además muestran diferente formato, mientras que los relojes y el volante presenta nuevas formas.
Si se analiza el mercado desde el punto de vista de la potencia de los motores, este nuevo impulsor ofrece la mejor relación entre precio y potencia del mercado. Se trata de un naftero turbo de 4 cilindros y 16 válvulas, que entrega 275 CV a 6.000 rpm. El aumento de 65 caballos se logró merced al cambio del turbo tradicional por uno de doble entrada y a un nuevo intercooler de mayor tamaño.  En cuanto a la comercialización de la versión V6 de 3.8 litros, que ahora entrega 350 CV, por ahora está suspendida debido a la implementación de las Licencias No Automáticas para la importación que dispuso el Gobierno. No parece factible, entonces, al menos en el corto plazo, que llegue al país la versión más potente.
La caja es manual de 6 velocidades, con mejoras en los pases de marchas. Más adelante también podría agregarse la opción de transmisión automática de 8 relaciones. Otra de las evoluciones que presenta la Genesis Coupé es que su control de estabilidad (ESP) ahora ofrece tres modos de funcionamiento, lo que permite al conductor explotar al máximo las prestaciones del vehículo. Al modo normal (activo al 100%), se agregó un modo deportivo intermedio (aplicación automática de frenos pero sin afectar la entrega de potencia), y un tercer modo desconectado, que igualmente conserva activo el sistema de frenos ABS.
 
Confort y seguridad a pleno.  Al mencionado ESP, que gobierna el control de tracción, la asistencia al frenado con ABS y el control de frenado en curva, se agrega una dotación de seis airbags (frontales, laterales y de cortina) y apoyacabezas activos, entre otros. En confort, se destaca la incorporación de la conectividad Bluetooth, no disponible en el modelo anterior. Además, contempla climatizador automático y volante revestido en cuero con controles de audio y velocidad crucero. Para la reproducción de música, propone CD-MP3 con 6 parlantes, entradas para iPod y auxiliar, y puerto USB. Otra novedad es que el volante ahora también se regula en profundidad.
La versión 2.0 con caja manual de 6 velocidades tiene un precio sugerido al público de 45.900 dólares, con garantía de 3 años o 100.000 kilómetros.