Con ráfagas de viento de más de cien kilómetros, un tornado azotó el Distrito de Necochea, provocando la caída de techos, voladura de silos y carteles, destrozo de maquinaría agrícola, de viviendas y anegando caminos rurales. “La localidad más afectada fue La Dulce, donde cayó una granizada con fuertes vientos y lluvia provocando destrozos de grandes consideraciones”, aseguró el titular de Defensa Civil del Municipio, Arial Paniagua.

Para la zona no es anormal la aparición de estos fenómenos meteorológicos. Existe un corredor de grandes tormentas que pueden provocar tornados que se originan desde el Partido de Azul, Benito Juárez y Necochea, este último se habría originado al sur de Azul, donde baqueanos de Pablo Acosta pudieron advertir el desarrollo de una formación nebular irregular -característica de grandes tormentas- seguida de intentos truenos.

La tormenta siguió cruzando el mapa del noreste bonaerense, hasta colapsar en Nicanor Olivera, localidad conocida como La Dulce, por el nombre de su estación ferroviaria. El pueblo de 2000 habitantes no tuvo tiempo de prepararse para el meteoro. En pocos minutos la cola del tornado se formó y comenzó a destruir todo a su paso. Las redes sociales fueron las plataformas desde las cuales se pudo seguir el fenómeno casi en tiempo real. El tornado alcanzó su pico de destrucción a las 17.30 hs.

“El Servicio Meteorológico Nacional había emitido una alerta para la zona y gran parte de la provincia de Buenos Aires, pero realmente no pensamos que iba a ser de tal magnitud. El tornado y la tormenta causaron caídas  de árboles, voladuras de techos y autos prácticamente destruidos. Lo más impactante fue la voladura en la planta de silos, máquinas agrícolas, viviendas, clubes de barrios y anegamientos de calles”, completó.

Según se pudo saber, la tormenta que se venía gestando desde Azul comenzó a hacer daño en Deferrari, un pueblo del Distrito de Necochea, a veinte kilómetros de La Dulce, donde el tornado causó destrozos. La fuerza de la tormenta perdió intensidad al acercarse al mar. En Necochea no se registraron daños, aunque sí calles anegadas en la vecina Quequén.