Ricardo Ciarlantini entendió que la clave para salir del sistema energético no era tan difícil. Junto algo de plata y buscó en Google las alernativas, las estudió y se animó a llevarlas a cabo. Hoy su casa es un ejemplo de cómo un ciudadano puede pasar por alto a las empresas tradicionales que suministran energía y apostar por un modelo energético limpio y renovable. El sol y el viento, son los aliados que Ricardo tiene para vivir una vida más plena y decirle adiós a los tarifazos.

“Empecé con esto por obligación, porque estoy en una zona de Pigüé que no tiene red de gas. Había que aprovechar la energía al máximo y ahorrar. Lo primero fue levantar la casa con ladrillos aislantes, y después me empecé a meter en este tipo de sistemas. Ahí me encontré con un mundo nuevo”, comentó al diario La Nueva este pigüense que primero pasó por loco entre sus vecinos y hoy genera admiración al estar fuera de la locura de los tarifazos que afectan a todos.

“Hoy el objetivo cambió: es ver hasta dónde puedo llegar en autogeneración de energía. En forma simple, porque no es que me gasté 100 mil pesos; en su momento debo haber gastado el 20% o el 30% de eso. El colector solar fue lo que más caro compré, me costó 12 mil pesos, pero hoy está en unos 18 mil. El molino, en cambio, lo hice yo. Es que el más económico, en su momento, salía como 30 mil pesos. Hacerlo me salió 3 mil”, explica Ricardo.

El proceso para llegar a la autosuficiencia estuvo al alance de su mano: Internet. “No fue difícil. Busqué en internet cómo hacer las palas e hice un armazón de hierro con revestimiento de fibra de vidrio. El poste es de descarte: se lo compré a la Cooperativa Eléctrica. Y el generador lo hice yo: con imanes de neodimio que se venden por internet, hice el rotor y el estátor es un bobinado”.

En el techo de su casa, el panel solar y el termotanque también solar marcan la diferencia con respecto a las otras viviendas, en el fondo está el molino eólico. La experiencia de tener agua caliente gracias al sol es espectacular. “Tiene 200 litros, se instala muy fácil y en su momento me salió $ 4.200, cuando uno común salía 3 mil” La electricidad la genera el panel solar. “Tengo uno que de día carga una batería, y con eso cubro el consumo de todas las luces de la casa, que son de led. Pueden estar todas prendidas a la vez por hasta 6 horas, con esto cubro el 100% de la iluminación de la casa”, explica.

El sistema es híbrido, y en estos días piensa en cómo prescindir totalmente de la red de energía tradicional. “Todo lo que consumo por enchufe, viene de la red pública. Luego, con una sola garrafa de gas al mes, estoy bien” Con conocimientos básicos, y usando la información pública que circula por la red, Ricardo creó soberanía energética.