Fuente: Diario Río Negro / Foto de Portada: Mariano Srur

¿Cómo se ve el Valle de la Luna Rojo durante las noches luminosas del Alto Valle? ¿En qué época del año conviene salir a buscar estrellas fugaces? ¿Cuál es la mejor manera de captar a gigantes como los volcanes Lanín y Copahue con poca luz? ¿Cuánto tiempo de exposición es necesaria para captar los paisajes nocturnos? ¿Cuáles son los mejores escenarios de la región para retratarlos en la oscuridad?

Estas y otras preguntas tienen respuesta de la mano de las travesías de Pablo Dómina y Gonzalo José Palermo, dos fotógrafos apasionados por la fotografía nocturna. Entre sus lugares elegidos figuran Primeros Pinos y sus hermosas araucarias, las zonas cercanas a los imponentes volcanes Lanín y Copahue, los Gigantes y los cañadones en El Chocón, Tratayén y sus increíbles totems de piedra y barro en la barda desierta (a 10 km de Añelo) y Challacó, en las cercanías de la antigua estación de tren en el departamento neuquino de Confluencia.

“Mucha gente se sorprende con las fotos, piensa que son trucos con el photoshop. Y no es así: es el tiempo de exposición a alta sensibilidad en lugares aislados sin contaminación lumínica”, cuenta Pablo. Y agrega: “El mejor cielo es el de invierno, más profundo y más oscuro. No es que hay más estrellas; es que se ven mejor”.

Te mostramos algunas fotos de la Patagonia Nocturna, estas imágenes son parte de la muestra que se exhiben en el Café Otilia (Leloir 751) , en Neuquén.