Renault está decidido a popularizar el concepto de camioneta 4×4 y para ello se puso manos a la obra y comenzó a fabricar en Brasil el Duster, un vehículo con muy buen espacio interior, interesantes aptitudes para el off-road y sobre todo a un precio competitivo. En este segmento hasta el momento el referente es el Ford EcoSport que desde su aparición pasó a ser el líder indiscutido de su clase.
El Duster apareció en Europa hace apenas un año y medio, y al igual que el Logan y el Sandero (con los que comparte plataforma), lo hizo como Dacia, la marca rumana propiedad del grupo Renault-Nissan que se caracteriza por desarrollar y comercializar modelos económicos de bajo costo. Para otros importantes mercados, la estrategia fue diferente: el Duster se vendería como Renault, tal lo ocurrido en Medio Oriente, Rusia y, entre otros, Sudamérica.

Imagen robusta. Con algunas leves diferencias estéticas respecto del modelo europeo, principalmente en la parrilla, con vistosos listones cromados su imagen resulta original. Partiendo de la base arquitectónica del Sandero, los diseñadores han dibujado una carrocería con abultados pasarruedas que le otorgan una imagen más robusta pero también permiten disponer de trochas más anchas, que mejoran la estabilidad de un vehículo de esta altura: 1,63 metros.
Pensado para la familia, el Duster se destaca por su amplio espacio interior gracias a una plataforma ancha y una extensa distancia entre ejes. Por eso en las plazas traseras sobra el espacio a lo largo, y a lo ancho tres personas se pueden alojar con facilidad ya que el asiento también es cómodo al medio. El baúl no se queda atrás, con 475 litros, más que suficientes para el uso de una familia tipo. En la versión 4×4, por la configuración del eje trasero, la capacidad se reduce a 400 litros, contando siempre con la rueda de auxilio (de tamaño normal) debajo del piso.
La calidad general de materiales es adecuada para un modelo de su segmento. No tiene lujos ni tampoco piezas sofisticadas, pero todo parece bien ajustado y nada hace ruido. En ciudad se siente silencioso, pero el ruido aumenta considerablemente en ruta, no sólo por el motor sino también por la acción del viento.

Mecánica conocida. Las versiones más accesibles del Duster utilizan el motor 1.6 de 110 caballos que es cómodo para el uso urbano pero que como aspecto negativo no ofrece sistema ABS en los frenos. La variante full Privilège incorpora el eficiente 2.0 de 138 caballos (similar al del discontinuado Mégane II) asociado a una caja de seis marchas, una exclusividad en su segmento. Confiable, con buena respuesta en baja y mucho carácter en la zona alta del cuentavueltas es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en poco más de 10 segundos y orillar los 180 km/h de velocidad máxima.
La versión 4×4 incorpora un sistema de tracción desarrollado por Nissan, similar al utilizado por la X-Trail. Denominado All-Mode, ofrece tres tipos de funcionamiento: 2WD, 4WD Auto y 4WD Lock.  Sus capacidades off road no terminan allí: aunque no tiene caja reductora, las primeras dos marchas de la caja de cambios son muy cortas, aumentando la fuerza del motor cuando se necesita empuje en zonas difíciles, como barriales o médanos. Además, se destaca su alto despeje y sus ángulos de ataque y salida, ideales para las maniobras 4×4. A todo esto se suma una suspensión trasera independiente en lugar de la barra de torsión de las versiones 4×2. Con esta configuración se desempeña mejor dentro y fuera del pavimento.
Justamente el comportamiento dinámico es más que adecuado y gracias a sus anchas trochas se manifiesta estable en todo tipo de curvas, aunque lógicamente se trata de un auto familiar, no de un deportivo. En la ciudad el andar es suave, mullido, y por su despeje no se ve afectado por lomos de burro o cunetas. Además, los neumáticos de 16 pulgadas con perfil alto son una buena elección para este producto. Renault anunció los valores iniciales para el lanzamiento, comenzando en 85.000 pesos para la versión básica 1.6 Expression. El 1.6 Dynamique –también 1.6 pero mejor equipado y presentado– asciende a 91.000 pesos, y los Privilège full cuestan 100.000 y 110.000 pesos con tracción 4×2 y 4×4 respectivamente.