El trabajo de los investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) es tapa de la revista AEM de la Sociedad Americana de Microbiología.

La “podredumbre de tallo” es la enfermedad más común que un hongo produce en el maíz y provoca pérdidas multimillonarias a nivel mundial. Ahora, científicos de Rosario lograron controlar ese patógeno mediante el uso de una bacteria probiótica o rizobacteria.

El avance sienta bases para el desarrollo de un producto natural que controle esta plaga y constituya una alternativa ecosustentable al uso indiscriminado de pesticidas químicos que pueden tener impactos negativos en la salud humana y el medio ambiente, afirmó el director del proyecto, el doctor Roberto Grau, profesor e investigador del CONICET en el Departamento de Microbiología de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR.

La podredumbre de tallo afecta tanto al maíz como al trigo, la cebada, la avena, el centeno y otros cultivos de importancia agrícola.

El laboratorio de Grau descubrió que una cepa de Bacillus subtilis, un microorganismo de presencia habitual en el suelo y en el tracto digestivo de rumiantes y humanos, no solo permite que la planta detecte el patógeno, sino que además estimule una efectiva respuesta de defensa de la misma contra el hongo.

“El control biológico mediante el uso de rizobacterias promotoras del crecimiento vegetal representa un enfoque alternativo atractivo y respetuoso con el medio ambiente”, aseguró Grau.

Fuente: Agencia CyTA-Fundación Leloir