Fotos: Juan Carlos Casas

 

Barrio Barracas, 5 de la tarde. Se abre la puerta de las oficinas de la Asociación Civil Proyecto Pulpería. Los hombres se miran un segundo.

-“Te  dejaste los rulos”, comenta el periodista.
-“Es que hay que pasar  el invierno”, conwwwa Leandro Vesco.
-“Qué buen peinado, mucho mejor que la pelada que tenías la vez pasada”.

 

Los hombres se ríen y se saludan con un abrazo. Pronto conversan tomando unos mates. Vesco y el periodista se conocieron por trabajo y con el tiempo se terminaron haciendo amigos.

-“El Federal fue el primer medio en difundir nuestras acciones…Además dejaron muy lindos recuerdos en los doce pueblos que visitaron”, dice Vesco.

-“¿Acaso te estás quebrando?”, lo chuza el periodista.

Vesco se refiere a la gira Los Caminos de la Recuperación que llevó a El Federal a doce localidades pequeñas de la provincia de Buenos Aires que luchan por sobrevivir. Vesco produjo aquella gira y hoy reconoce que la nota de Erize marcó un antes y un después…

 

Vesco es una persona determinada y está contento porque de a poco va avanzando con programas vitales para su querido Oeste bonaerense. En Erize, un pueblo de 17 habitantes en el Partido de Púan, ya funciona una biblioteca con computadoras.  “Es una herramienta para frenar el éxodo. Los habitantes de Erize están orgullosos de tenerla”.

El estudio de Vesco está awwwado de bibliotecas y chirimbolos de todo tipo. Todo parece antiguo pero ojo, también hay una computadora: “Este es el corazón de nuestra ONG”, dice y señala el monitor que tiene abierto el Facebook de Proyecto Pulpería.

Lo primero es la cultura.

Ahora Vesco enseña un entrepiso que construyó para poder almacenar libros y elementos. Está repleto, aunque bien organizado.

“La recuperación para nosotros comienza con la cultura. El objetivo primordial de nuestra ONG es lograr que no se vaya un solo habitante más de los pequeños pueblos que hoy resisten el implacable paso del siglo XXI. La clave, y esto es una tendencia que se viene viendo en muchos movimientos de todo el mundo es apuntar a las pequeñas comunidades rurales. Allí está, creemos, la solución para el cambio. Crear Bibliotecas Comunitarias es sembrar conocimiento pero también, independencia de las grandes tendencias del progreso que aíslan y producen estancamiento”.

 

Leubucó: una comunidad  de 29 habitantes

 

Cuenta que este año comenzamos a trabajar en Leubucó, una pequeña comunidad rural del Partido de Adolfo Alsina. Allí viven 29 habitantes, “unidos y aislados a la misma vez”.

“La realidad del pueblo es particular, ya que pertenece a aquel partido, cuya ciudad cabecera –Carhué- se encuentra a 50 kilómetros, pero tienen a Salliqueló a 15, esto produce una indefinida realidad, que muchas veces juega en contra de Leubucó”.

Cuenta que el pueblo es un puñado de casas en “esa pampa indomable que pone a prueba a diario a quienes caminan por su huella”. Tiene una escuela primaria donde asisten 8 alumnos y un jardín de infantes, con 2 niños.

El Club San Martín todos los años los 9 de Julio convoca a la única actividad del pueblo, el concurrido “Baile del Tambero”. Una Delegación Municipal le da jerarquía y un pequeño almacén es el sostén que hacen de Leubucó un típico pueblo de la campaña bonaerense, allí todavía se puede respirar el olor al malón.

 

 

-¿Cómo se organiza una campaña?

-“Nos pusimos en contacto con pobladores y las maestras que llevan a cabo su tarea magistral. Nos dijeron qué necesitaban, y nosotros oímos su pedido y les propusimos hacer una Biblioteca, más poner en práctica por primera vez nuestro Programa Asistencial, que plantea llevar una solución inmediata a un problema real y concreto. El pueblo no tiene Sala Sanitaria, los caminos de acceso están en mal estado y ante una emergencia, la situación allí se nos planteaba crítica. Había que hacer algo y rápido. Conseguimos una importante donación de medicamentos y elementos de primera necesidad sanitaria. El problema urgente de Leubucó, entonces, quedó resuelto. Para llevar a cabo nuestras acciones convocamos a campañas de donación y a alianzas estratégicas con embajadas, fundaciones, empresas y editoriales que nos ayudan a alcanzar nuestros objetivos. En esta Campaña obtuvimos el apoyo de La Serenísima, quien decidió confiar en nosotros. Cada vez son más los que deciden apostar para que estos pequeños pueblos tengan sus Bibliotecas Comunitarias, y consigan más inclusión en un mundo que les da la espalda”.

Nueva biblioteca, corazones contentos…

“El próximo 14 de Octubre inauguraremos, junto con autoridades del Municipio de Adolfo Alsina, quienes se mostraron interesados y muy predispuestos a ayudarnos, la Biblioteca Comunitaria Leubucó. De esta manera la comunidad tendrá acceso a nuevas herramientas culturales y educativas, además de sanitarias, para que pueda comenzar a revertir ese escenario de aislación. La expectativa de estos 29 habitantes es grande. Cientos de libros esperan ser leídos, más todo lo que tiene que ver con la tecnología, bien usada. La recuperación de esta forma, está en marcha. Estos habitantes, al igual que los de todos los pueblos que difundimos y que tomamos contacto, no quieren irse de sus lugares en el mundo, ese horizonte que ven todos los días es suyo y quieren conservarlo. El éxodo ya no puede hacer más daño. Ahora sólo queda juntar fuerzas y trabajar junto a estos ciudadanos del mundo pampeano, que en su soledad germinan un camino genuino y natural en el que todos debemos estar comprometidos”.

Vesco y el periodista se despiden después de sacarse unas fotos. “La seguimos”, se dicen uno a otro. La seguimos, amigo.