El arsénico es uno de los principales contaminantes del agua en varias provincias de nuestro País, Jujuy es una de ellas. La semana pasada se inauguró en una pequeña comunidad originaria un sistema que permite el filtrado del agua, librándola de arsénico. De esta manera y por primera vez, los 104 habitantes de Pastos Chicos podrán beber agua potable.

Pastos Chicos es un pequeño pueblo del departamento de Susques, dondetienen su lugar de residencia algunas familias de pueblos originarios que viven a 250 kilómetros de la capital jujeña, alejadas de centros urbanos. Históricamente el agua de la zona tuvo altas dosis de arsénico, produciendo trastornos sanitarios en el grupo humano.

El sistema inaugurado es una cisterna que abastecerá de agua potable a todo el paraje, la particularidad es que tiene una bomba solar que hace al dispositivo sustentable. “Es una obra importantísima para los vecinos de Pastos Chicos que podrán acceder a agua potable, ya que mediante el tratamiento se eliminará el arsénico y tendrán agua para consumo personal”, manifestó el gobernador de Jujuy Gerardo Morales, quien estuvo presente en la inauguración.

La Provincia de Jujuy tiene regiones con grandes carencias con respecto a los centros urbanos. Debido a la geografía de la región, algunas comunidades se hallan aisladas y alejadas de rutas que imposibilitan la llegada de agua y de la red de energía. Es por esto que la provincia ha apostado a la generación de distintas alternativas de aprovechamiento de la energía solar.

El agua en Pastos Chicos llegará y llenará dos grandes tanques comunitarios, uno está en la escuela y otro en la Sala Sanitaria, la bomba solar le dará presión y los filtros le eliminarán el arsénico. La presencia de este elemento químico en el agua es un problema común en Salta, Jujuy, Tucumán, La Rioja, Catamarca, San Juan, Chaco, Santiago del Estero, San Luis, Mendoza, Córdoba, Santa Fe, La Pampa, Río Negro, Neuquén y Buenos Aires. Las consecuencias para la salud se traducen en enfermedades cardiovasculares, hepáticas, cutáneas, respiratorias, digestivas y urinarias. También hay riesgo de padecer cáncer.

Con estas bombas solares con filtros para la eliminación del arsénico se abre una nueva perspectiva para las comunidades jujeñas.