En pleno Parque Pereyra Iraola, en un paraje llamado Santa Rosa funciona la Escuela Rural N°19 con una matrícula de 300 niños. Los alumnos de cuarto grado, que forman parte de la Cooperativa Escolar “Los Tres Gauchitos” tienen a cargo una huerta orgánica que abastece de productos hortícolas a la escuela, y a todas las familias de la comunidad educativa.

“Educar desde la siembra”, esa es la idea que manejan los docentes con los niños que trabajan en la huerta orgánica, afianzando valores agroecológicos, sembrando y cosechando verduras libres de pesticidas.

La directora de la Escuela, Argentina Estela Ayala, es la docente que se encuentra a cargo de la huerta, ella explica el trabajo que hacen los niños de cuarto: “Deben preparar la tierra, sembrar, realizar los riegos necesarios, cosechar las verduras. Los productos que se siembran son de temporada. En este momento tenemos rúcula, ya aparecieron los brotes y están creciendo bien. También lechuga morada, lechuga capuchina, acelga, remolacha, brócoli, repollo blanco y colorado

Pero las actividades de los jóvenes agroecólogos no terminan allí. “También tienen un rincón en la huerta en donde siembran aromáticas, como orégano, cebollón, tomillo y otras especias”, la Directora Argentina, continúa enumerando todo lo que realizan estos niños: “Dedican un tiempo a la elaboración de conservas, como berenjenas, dulce de tomate, zapallo en almíbar, dulce de membrillo en pan y dulce de leche”

La huerta les da alegría a los niños, quienes aprenden trabajando la tierra. “Después de tantas labores, los chicos tienen la recompensa: ellos no sólo abastacen a sus familias y a toda la comunidad educativa con productos libre de químicos, sino que reinvierten lo ganado para expandir la huerta”

La Cooperativa Escolar, al igual que las demás ochenta que hay en toda la provincia de Buenos Aires, “brinda herramientas para que los chicos, en el futuro, puedan organizarse económicamente en un campo, no sólo por medio de la cosecha y la siembra, sino que se apuntala el crecimiento y la independencia laboral”, se comunica desde el portal de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense.

“El vínculo que se genera es maravilloso –concluye la directora- las familias, los chicos, nosotros, y todos los que estamos en la escuela y en la huerta: todos tiramos para el mismo lado. Eso es algo que nos hace sentir muy bien”