Se conocieron los ganadores del concurso “Mentes Transformadoras” que financia proyectos de innovación social en el país, uno de ellos fue el prototipo de una ducha hecha con materiales reciclados que puede calentar hasta 40 litros de agua, utilizando luz solar, el proyecto está destinado a familias vulnerables que no pueden contar con este recurso sanitario.

“El proyecto busca ser tanto una herramienta de ahorro de energía y de dinero para personas de bajos recursos que no disponen de los medios para acceder a un calefón de agua”, detalló Ana Giménez, quien con 22 años representa al Proyecto. La denominada “Ducha de Sol” está hecha totalmente con materiales reciclados, y para funcionar necesita muy pocos elementos, todos de muy bajo costo.

“Si hubiese que comprar todos los componentes calculamos que costaría unos 700 pesos, pero si se pueden conseguir los elementos reciclados se puede armar la ducha por menos de 300“, aclaró Giménez.

La “Ducha de Sol” funciona con un tanque hecho de dos baldes de pintura reciclados y pegados que se colocan debajo de una serie de botellas de PET recubiertas con una lámina de polietileno negro, que se llenan con agua. El sol calienta las botellas y estas transfieren esta temperatura al agua, que llenan el tanque y de esta manera se tienen 40 litros de agua caliente que están listos para ser usados para ducharse. El agua puede reciclarse.

Es muy fuerte como una ducha caliente y el sentirse limpio puede ser muy importante para la dignidad de una persona y ayudarla a que salga adelante“, sostiene la titular del Proyecto. Ahora que obtuvieron financiamiento van a desarrollar estas duchas y capacitar en su uso a familias de cuatro barrios carenciados de Mendoza.

No queremos que sea asistencialismo, sino enseñarle a las familias a que sean ellas las que hagan el proyecto en lugar de que sea el voluntario el que se los lleve“, comentó Giménez. La idea de la “Ducha de Sol” contagió las ganas de voluntarios que pretenden llevarla a Salta, Catamarca y Misiones.

Nos tocó ganar a nosotros, pero cualquiera que ganara era motivo de alegría. No es un premio al proyecto y la persona, sino a un proyecto social que va a llegar a los beneficiarios que más lo necesitan“, completó la joven.