Por Leandro Vesco

Una maestra de sexto grado del turno mañana de una escuela publica del barrio de La Boca (Ciudad de Buenos Aires), con la aprobación de la dirección de la Escuela, exhibió delante de todos los niños un video reivindicatorio de la dictadura en donde se los llama “heroes” a los genocidas que durante el último golpe de estado hicieron desaparecer a 30.000 ciudadanos.

Mónica Susana Ayulián era hasta ayer la maestra de sexto grado de la Escuela N°8 “Carlos Della Penna” del barrio porteño de La Boca. En momentos en los que se estaba produciendo el acto por el día de la memoria, decidió exhibir delante de todos los niños -de primero a séptimo grado- un video en donde se relataba una supuesta “Historia Completa”, con una clara intencionalidad promilitar el guión contaba que durante la década del setenta había jóvenes que no entraban con libros en sus mochilas a las escuelas y si con bombas (el video los llama “Jóvenes Idealistas“) y que mataban a “mansalva” a adultos y a niños.

El video, anónimo, y subido por un usuario de youtube llamado “La Fuerza de los Dignos” relata de un modo alucinado que estos jóvenes idealistas tenían en vilo a la población y que los defensores de la patria, es decir, los militares a los que llaman “héroes” hicieron justicia salvando al país. Con un diseño dinámico y con la marcha de San Lorenzo de fondo, el video hace un corte en la línea temporal trasladando el relato hasta el 2003, relacionando a la gestión Kirchner con aquellos jóvenes idealistas que causaron “tanto daño al país”. En su último tramo el video, relata -con pesar- que hoy, aquellos “héroes” (los militares) están presos y que muchos son ex combatientes de Malvinas.

Según pudo saber un periodista de Sur Capitalino (medio barrial que fue el primero en tomar lo sucedido) a los niños se les exigió que aplaudieran el video una vez reproducido. La Directora de la Escuela, que hoy junto con las maestras de sexto grado están citadas al Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Stella Maris Saavedra, hizo una tibia defensa de su polémica decisión de permitir que se reprodujera el video, aduciendo que ella “no estaba al tanto del contenido del mismo” Ante la pregunta del periodista del medio barrial acerca de cuál era la actitud de la escuela con respecto a la promoción de estos contenidos, sólo respondió que “no estaba de acuerdo con lo que el video contaba

Rápidamente la comunidad de padres se movilizó y exigió la separación de la docente y si fuera necesario de la directora por permitir que un contenido abiertamente pro militar fuera difundido en presencia de niños que comienzan a saber acerca de nuestra historia. Los padres, también, en un comunicado que se difundió, llaman a hacer un abrazo simbólico a la escuela y a realizar un acto de desagravio donde “se consoliden la memoria colectiva de la sociedad, generen sentimientos opuestos a todo tipo de autoritarismo y auspicien la defensa permanente del Estado de Derecho y la plena vigencia de los Derechos Humanos”

Acaso el mayor trabajo sea el de hablar con los niños, principales damnificados por haber visto los cuatro minutos de un vídeo en donde a genocidas culpables de crímenes de lesa humanidad se los llama héroes de la patria. La acción deliberada o no de la docente -y del cuerpo directivo de la escuela pública- entra en la figura de apología del delito. Seguramente la acción judicial se haga, pero difícilmente los niños puedan olvidar este acto del 24 marzo en donde se les intentó contar una historia en donde los asesinos eran nuestros salvadores. Los padres, en su comunicado, terminan enfáticos: “Nunca más”