Desde el año 2006, que fue cuando se rompió un caño cloacal, en el aeropuerto de Neuquén se formó una laguna de residuos cloacales que atrae a aves y que podría significar un serio problema para el arribo y despegue de los aviones. Hace más de diez años que esta situación no se soluciona y a las aves se suma el mal olor y la presencia de insectos, además de la contaminación. Los trabajadores del aeropuerto aseguran que ya se produjeron accidentes aereos.

El Diario Río Negro realizó una investigación al respecto. Una de las fuentes consultadas, que prefirió quedarse en el anonimato, afirmó que la situación de la laguna de residuos cloacales es un foco de peligro para las maniobras de los aviones, y comentó: “si alguien sabe que estamos hablando de esto, nos arman una causa, quedamos con un antecedente y nunca más podemos pisar un aeropuerto en todo el país, al menos para trabajar”.

La semana pasada hubo un accidente con un vuelo que pudo haber sido lamentable. Era un vuelo nocturno de práctica del Aeroclub, se les cruzó un pájaro y lo chocaron de frente, el golpe fue en uno de los parantes laterales, pero les rompió el parabrisas. Ese accidente no fue reportado, pero hubo varios hechos ya y todo se debe a la laguna que está al lado del aeropuerto”, declaró la misma fuente.

En el lugar donde se formó la laguna estaban también los pozos ciegos del aeropuerto, y en el año 2006 un camión rompió un caño, produciendo el vertido de residuos cloacales, esto jamás fue arreglado y aquella perdida se transformó en una laguna contaminante. “Esa laguna se empezó a formar en el año 2006 aproximadamente y son los líquidos cloacales del aeropuerto que se vierten ahí porque no está conectado a la red. El problema ahora es que se hizo muy grande, tiene 1.600 metros cuadrados”, comenta un empleado del aeropuerto.

La presencia de la laguna no sólo es peligrosa para la maniobra de las aeronaves sino que es un foco de contaminación muy grave. “No es solo la contaminación lo que molesta, ahí se ha formado un ecosistema porque se llena de insectos, los insectos traen aves a comer, hay liebres también. Pero el inconveniente de fondo son los pájaros, que son peligrosos en un lugar así, y el aeropuerto tiene un camión con pirotecnia para espantar, pero eso no alcanza. Han venido biólogos a advertir a las autoridades de lo peligroso que es, pero nadie invierte”.

A la presencia de la laguna, el grupo de empleados que conversó con el periodista del medio rionegrino detalló que además de la laguna el aeropuerto tiene serias falencias. “El cableado de iluminación de la pista es externo, cada vez que aterriza un avión hay que correr a sacar los cables que por el viento que generan las turbinas se suben a la pista. No hay mangas para los pasajeros y ni hablar de los accesos para discapacitados en los aviones”