Una joven keniana llamada Salima Visram diseñó y creó una mochila especial para que los niños de Africa Oriental que recorren kilómetros y kilómetros para ir al colegio puedan de una manera sencilla y sin grandes gastos, iluminar el interior de sus hogares para poder leer y hacer la tareas. ¿Cómo se logra esto? La mochila contiene un panel solar que se carga durante el camino, lo cual más tarde abastece de energía a una luz led. 

La idea es que zonas desfavorecidas cuenten con la luz necesaria. Esta mochila llamada ‘Soular’ puede conseguir que sus baterías hagan funcionar una luz durante 8 horas, si permanece expuesta al sol durante 4 horas aproximadamente.

Soular se puso en marcha en 2015 a través de una campaña de crowdfunding con la que recaudaron fondos para obtener las primeras 2,500 mochilas. Hasta el momento distribuyeron mochilas en Kenia, Uganda y Tanzania con un equipo de 8 voluntarios que mantenerlo en marcha.

A través del sitio web de Soular, quien desee colaborar puede comprar una mochila con el fin de destinarla a un niño necesitado, para que pueda estudiar, y de esta manera realizar una acción para cambiar el mundo.