Desde muy temprano los usuarios que acostumbran a transitar por la Ruta Nacional 33 a la altura del desvío a la ciudad de Tornquist en la Provincia de Buenos Aires vieron un despliegue de personas con trajes especiales que les llamó la atención, además de esto, la imposibilidad de seguir por esta ruta que es una de las más transitadas del sudoeste banaerense, la razón fue el vuelco de un camión que contenía ácido clorhídrico y la presencia de una nube tóxica que se desparramó por la zona.

El siniestro vial ocurrió cerca de las 7 a la altura del kilómetro 72 de la ruta 33, lo que obligó a evacuar a los empleados de la papelera Interpack y los campos aledaños, informó el titular de Defensa Civil local, Ezequiel Barragán.

“Se emitió la orden de emergencia, además se comunicó que aquel que pueda evitar salir de su casa lo haga, aunque ahora cambió el sentido del viento llevando la nube tóxica a la zona rural“, explicó el funcionario. La emergencia fue ubicada a 3 kilómetros de la zona urbana y no queremos correr riesgos, por eso pedimos la precaución”, añadió.

A lo largo de toda la mañana y en las primeras horas de esta tarde, aún había mucha cautela en la región, pues según el sentido del viento, se iban recibiendo llamados de vecinos de áreas rurales que sentían un fuerte olor. Este mismo olor se percibió en la ciudad de Tornsquist de 12.000 habitantes. Por radio se comunicó que aquellos que sentían problemas respiratorios, debían acudir al Hospital local. 

El ácido clorhírico o muriático es utilizado en variadas producciones industriales. En el contacto directo, tiene acción corrosiva y tóxica sobre la piel y mucosas, produciendo quemaduras cuya gravedad dependerá de la concentración de la solución, mientras que en contacto con los ojos puede ocasionar pérdida parcial o total de la visión.

Los vapores producidos por el ácido producen un efecto irritante sobre el tracto respiratorio, causando faringitis, edema de glotis, bronquitis, edema agudo de pulmón (aumento exagerado de líquido en los pulmones) y muerte.  También se han registrado casos de necrosis dentales, donde los dientes pierden su brillo, se tornan amarillos, blandos y, finalmente se rompen.

El vuelco se produjo en sentido desde Pigüé a Bahía Blanca, con un derrame de la carga que produjo una nube tóxica, precisó una fuente de los Bomberos Voluntarios de Tornquist. El conductor del camión fue trasladado al hospital municipal, mientras que la Policía Ecológica y personal de Salud y Defensa Civil trabajan en la zona para limpiar el área de este sustancia tan contaminante.

Personal trabajando a primeras horas: