En una hecho que sienta un precedente legal de gran importancia para la defensa de los animales, el titular de la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA) Blas Matías Michiezi reconoció como representante legal a una ONG para que defienda a tres elefantes del ex Zoo porteño en una causa por “maltrato y crueldad animal”

Los animales tienen derechos y estos deben ser respetados por el hombre, y a su vez, la guarda de esos derechos deben ser también representados por el hombre, en el presente caso, una ONG”, determinó Michiezi en su dictamen. La UFEMA es la única fiscalía en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con competencia en casos de “maltrato y crueldad animal”. La ONG citada es la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA), su titular Pablo Buonpadre sostuvo que “un dictamen de esta naturaleza viene a ser de gran importancia para las organizaciones de protección animal”

El titular de la Ufema afirmó en su dictamen que “resulta de suma importancia destacar, que en los casos de crueldad y maltrato contra los animales, son estos últimos los directamente afectados por el delito, asignándoles el carácter de víctimas. Sin embargo, estos no se encuentran capacitados por ejercer por sí mismos sus derechos, por lo que deviene necesario la acción de un representante

Hay un caso que ayudó para que Michiezi tomara la decisión de darle a la ONG Afada la powwwad para representar a los elefantes. El caso de la orangutana Sandra sentó una imprescindible jurisprudencia cuando fue declarada “sujeto no humano”, esto le otorgó derechos. Nunca antes se había pronunciado así la Justicia.

Con respecto al caso de los tres elefantes en cuestión, Michiezi considera que “los sujetos en cuestión deben ser interpretados en concordancia con las normas ya existentes del “sujeto humano incapaz”

Para llevar a cabo la causa el fiscal pide que además de la ONG, intervengan expertos en elefantes, solicita informes al gobierno porteño y designa como “experto de parte” al biólogo Aldo Giudice.

En Junio el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires le rescindió el contrato a la empresa que administraba el Zoológico para transformar este espacio en un ecoparque, proceso que se está llevando a cabo actualmente.